tú y yo somos tres

La Pantoja se calentó..., y pecó

El billete de Ferran Monegal.

2
Se lee en minutos
FERRAN MONEGAL
Noticias relacionadas

Extraordinario e interesantísimo caso el que acaba de protagonizarIsabel Pantojaen A-3 TV y en Tele 5. Esteaffaireexplica muy bien el modo de funcionar de las cadenas, su concepto de exclusiva, y la dependencia de las criaturas contratadas. Ocurrió el jueves pasado. Ante la cada vez más cercana comparecencia deLa Pantojaante los tribunales por el llamadocaso Malaya,Susanna Griso(Espejo público, A-3 TV) estaba presentando un informe de lo que fue la amorosa y a la vez mercantil relación entre la tonadillera yJulián Muñoz. Y de pronto sonó el teléfono, y... ¡EraLa Pantojaque llamaba, indignada y hecha una furia! ¡Ah! La alegría deSusannafue indescriptible. Es natural: la gran estrella contratada en exclusiva -y a golpe de millones de euros- por Tele 5, llamaba en directo a... ¡Espejo públicode A-3 TV! ¡Ahh! Eso, en el negocio televisivo es como cantar bingo y línea, todo junto. Y aunque el programa se estaba acabando,Susannale exhortó a que siguiera hablando, que ellos irían grabando su intervención telefónica y que ya la emitirían el siguiente día, o sea, el viernes. Y llegó el viernes, ySusannasacó un papelito y nos comunicó que habían recibido un burofax de los abogados deIsabel Pantojapidiendo que no emitieran el contenido de la grabación. Y entonces,Susanna Griso, con una sensacional sonrisa de oreja a oreja, nos advirtió de que su cadena es una cadena muy seria y que, por el momento, no iban a difundir«los más de 50 minutos de intervención de la Pantoja», añadiendo que en esa grabación la tonadillera... ¡decía cosas tremendas y gordísimas! O sea, que además de cantar bingo y línea, aSusannale ha tocado La Primitiva: ahora tiene en su poder casi una hora dePantojadisparando perdigonadas a granel, al parecer jugosísimas. ¡Ah! Veremos cuándo darán vía libre a este precioso documento, fruto del recalentón de la tonadillera.

En la otra orilla, o sea, en Tele 5, el cabreo ha sido superlativo. Una señora contratada en exclusiva no puede alimentar programas de la competencia, le habrán dicho. Y para redimir su pecado le han impuesto ¡estar dos horas y media (el domingo) en el programa de laCampos,¡Qué tiempo tan feliz!Y no solo estar como entrevistada, sino que debía estar cantando y bailando, con ánimo y alegría, con criaturas tan pintorescas como el Grupo Mariachi Cielito Lindo o lostunosde la Tuna de Medicina de la Autónoma de Madrid. ¡Ahh! Hay penitencias durísimas.