tú y yo somos tres

Dos mil Arús

El billete de Ferran Monegal.

Se lee en minutos
Te puede interesar

Es una gesta muy notable la deAlfons Arús: ayer cumplió 2.000 programas de suArucitys en 8TV, y esa es una cifra portentosa en una cadena privada. Un programa diario, durante 10 temporadas seguidas, y con la complejidad que tiene el suyo, demuestra una capacidad de trabajo brutal, una entrega absoluta, y una inteligencia, un conocimiento del medio incuestionable. Ha sabidoArúscrear un universo muy particular, un estilo de magacín muy personal, empedrado de secciones chispeantes. El fútbol; los sucesos (Sr.Ricou); la zoología doméstica y de compañía; la simpatiquísima zona del papelcouché(La Cortelera) de mi estimadoSanti MeifrényLaura Fa; el repaso espumoso y alegre deLa teletulia, llena de golpes divertidos y socarrones deVíctor Amelay de los punzantes juicios deDavid Broc; el toque musical casi siempre acompañado de entrevista (ayer la cantanteGisela), yAngie Cárdenas, la esposa deAlfons, pieza fundamental de esta fórmula que, después de 2.000 programas, sigue en perfecto estado de salud. Ha conseguido ademásAlfons Arústrabajar desinhibidamente el cotilleo, haciéndolo alegre y divertido, nunca canalla o insultante, compaginándolo con pinceladas que va soltando él mismo de notable calado y perspicacia crítica. No obstante, lo más colosal delArucitys es que, en lugar de ser un programa incrustado en una cadena, durante muchos años ha sido la cadena la que ha estado incrustada alrededor deArús. ¡Ah! Qué bien ha remadoAlfonsdurante todo este tiempo, mientraslamallorquinabuscaba su rumbo, su razón de existir y su destino. Ahora que en nuestro oficio las mezquindades abundan, desde aquí mi más cordial y sincera felicitación aAlfons, aAngie, y a todo el equipo.

EL CURA EN CALZONCILLOS -. En la madrugada de ayer, en el primer debatede laratomaquia(T-5),Jordi Gonzálezya nos ofreció imágenes del curaJuan Molinacirculando por la jaula de Guadalix en minicalzoncillos. O sea, que en la próxima gala seguramente ya nos lo mostrarán en pelotas en la ducha. No es grave esta exhibición. Al fin y al cabo, un mosén tiene los mismos atributos que cualquier seglar transeúnte. Aquí lo tremendo es que no sabemos si este cura ha sido informado de que está suspendidoa divinis. O sea, que si de pronto, en un rapto de virtuosismo, pretende oficiar una Misa, o quizá confesar a algúnratoncito, le va a caer una excomunión tremebunda.