tú y yo somos tres

Los asnos también se jubilan

El semental Willow, con Frank Cuesta (’La selva en casa’, Cuatro).

El semental Willow, con Frank Cuesta (’La selva en casa’, Cuatro).

2
Se lee en minutos
Ferran Monegal
Ferran Monegal

Crítico de televisión

ver +

El periplo deFrankpor la Península (La selva en casa, Cuatro), zoológicamente hablando, es de menor cuantía. Hay exceso de guion, de comedia, de chascarrillos y de posturismo; ya lo comentamos hace unos días. Pero la simpatía y el ingenio del pollastre aventurero a veces nos deparan golpes que nos iluminan. Es el caso del centro de acogida de burritos de Fuente de Piedra (Málaga), una especie deHogar del pollino en dondeFrankha contactado con dos ejemplares de trayectoria vital, y laboral, francamente meditables. En primer lugar tuvo unapprochecon un asno anciano que está en el centro en calidad de jubilado. Se había dedicado toda su vida laboral al transporte de turistas. Y estaba hecho polvo. Por fortuna pudo acceder al centro de acogida y allí le cuidan y le atienden en su senectud, y la bestia tiene al menos un fin de existencia digno. Otro ejemplar con el queFranktuvo untête-à-têtemuy sentido fue con el asnoWillow. Este elemento, de gran potencia vital, se ha especializado, exclusivamente, en el arte de cubrir a infinidad de burritas y ayudar así a la conservación de la especie. O sea,Willowes un semental de primera categoría. DecíaFrank, maravillado ante esta criatura:«¡Es un auténtico Nacho Vidal!». Pero ha sido tanta la actividad sexual que ha desplegado durante años y añosWillow, que le ha quedado el cacahuete, el miembro, el pene, el pito, hecho fosfatina. Y ahora le han tenido que tejer unos calzoncillos, un primor de ganchillo, para que le cubra el descarnado miembro pues, al parecer, lo tiene en carne viva de tanto uso. O sea que estáWillowtambién prácticamente en situación de retirado. Hombre, viendo el cariño con que son tratados estos asnos, las atenciones que les prodigan, y en vista de cómo está la profesión de periodista, no descarto en un futuro pedir humildemente el ingreso enEl hogar del pollino.

CONCIERTOS DE TRINCHERA. - Ha dedicadoInforme semanal(TVE-1) un interesante reportaje a esta iniciativa que EL PERIÓDICO y el MNAC han impulsado tras descubrir lo que se ha llamadoLa maleta mexicana, un notabilísimo caudal de fotografías deRobert Capa,Gerda TaroyDavid Seymour(Chim), sobre rostros anónimos de la guerra civil. Algunos viven todavía. Ejemplar el testimonio deJosé García, Cavite. Músico de la orquesta de un batallón, en Oviedo se pusieron a tocar para los dos bandos. Y no se disparó ni un tiro mientras duraron los conciertos. ¡Ah! Hermosa flor en mitad de una tragedia.