18 sep 2020

Ir a contenido

Conflicto por los derechos audiovisuales del fútbol

Las radios llevarán el veto de los clubs a los tribunales

Las emisoras admiten que el boicot les causa ya perjuicios económicos

JUAN CARLOS ROSADO
MADRID

La guerra entre las cadenas de radio y los clubs por la prohibición de entrar en los estadios acabará en los tribunales. Las emisoras anunciaron ayer su intención de demandar, uno por uno, a los equipos que les impidan el acceso a los campos de fútbol, ya que el veto les está ocasionando «perjuicios económicos» que no están dispuestas a soportar. Las empresas radiofónicas acudirán al juez de forma individual, aunque el próximo jueves tendrán una reunión para coordinar todas sus actuaciones.

Las radios se han cansado de esperar una respuesta de la Liga de Fútbol Profesional (LFP) a la oferta presentada el pasado 11 de octubre. En esa reunión se mostraron dispuestas a pagar por la utilización de cabinas y otros servicios que les prestan los clubs en los estadios (ofrecieron cerca de un millón de euros), pero se negaron en redondo a abonar cantidad alguna por los derechos de retransmisión, que consideran incluidos en el derecho a la información. Como la LFP no se ha dignado ni a contestar esa propuesta, las emisoras privadas aprovecharon ayer la asamblea general de la Asociación Española de Radiodifusión Comercial (AERC) para anunciar el aluvión de demandas. En los escritos se pedirá a los jueces, como medida cautelar, que obliguen a los clubs a dejarles entrar en los estadios mientras se resuelve el contencioso.

GUERRA DE ANUNCIANTES / Aunque todavía no hay datos de la posible incidencia negativa del veto en la audiencia de los carruseles deportivos, el consejero delegado de la COPE y nuevo presidente de la AERC desde ayer, Rafael Pérez del Puerto, reconoció que se han producido ya «perjuicios económicos significativos» después de dos meses sin poder acceder a los campos. «Es lógico que haya habido una merma de nuevos anunciantes al ver que sus inversiones corren el riesgo de ir a un producto señalado y conflictivo», explicó. En esa misma línea, el presidente de Onda Cero, Javier González Ferrari, advirtió de que se podría reclamar a los clubs indemnizaciones por lo que han dejado de ganar las emisoras durante estos dos meses. «Resulta completamente ridículo que podamos entrar en los partidos europeos y no lo podamos hacer en competición española», se quejó.

Ferrari precisó que las demandas no se dirigirán contra Mediapro, empresa titular de los derechos audiovisuales que les exige el canon, sino «directamente contra los clubs», que son los que están impidiendo el trabajo de las cadenas. Por su parte, el presidente saliente de la AERC y consejero delegado de PRISA Radio, Javier Pons, denunció que las emisoras no habían tenido conocimiento «ni siquiera de cómo ha sido recibida» la propuesta formulada a los clubs. Y añadió que las cadenas no podían «estar esperando eternamente» a lo que decidiera la Liga de Fútbol Profesional.