tú y yo somos tres

Atrapa lo que puedas

Arturo Valls con la concursante Amaya (¡Ahora caigo!, A-3 TV). / ANTENA 3-TV

2
Se lee en minutos
Ferran Monegal
Ferran Monegal

Crítico de televisión

ver +
Noticias relacionadas

No habíamos comentado todavía el concurso ¡Ahora caigo!,que presentaArturo Vallsen A-3 TV. A estas alturas de la película, lo único que se le puede pedir a un concurso de la tele es que cumpla unos mínimos: que entretenga, que tenga ritmo, que sea limpio y que no sea ni canalla, ni tramposo, ni vil con los que concursan. Y hay que reconocer que este programa los cumple. Mantiene un ritmo trepidante, similar al dePasapalabra,pero con el plus visual de que a los concursantes que fallan se les abre el suelo y se los traga la tierra, lo cual es muy impactante y entretenido. Desde casa podemos transformarnos en jugadores añadidos, lo cual es divertido, y cómodo, porque aunque fallemos nosotros seguimos cómodamente sentados en nuestro sillón y no nos caemos al piso del vecino de abajo. Y sobre todo la simpatía del presentador, deArturo Valls, que maneja con blancura -apto para todos, incluso niños-, con sentido del humor y sin prepotencia alguna la sesión familiar y lúdica. Esta semana -segunda entrega- ya hemos visto a una joven dama de Extremadura, Amaya, que después de derrotar a siete de sus oponentes ha tenido la sensatez de plantarse. Le quedaban dos a batir, con lo cual hubiera llegado a la cifra tope, emblemática, de los 200.000 euros. Pero viendo ella en la pizarra que después de siete combates seguidos habia conseguido 38.000 euros, le dijo aValls:«Más valen 38.000 en mano que 200.000 volando. ¡Me voy a casa!». Efectivamente, como muy bien advierte el versículo 9:4 delEclesiastés:«Mejor perro vivo que león muerto», y en variante proverbial latina: «Est avis in dextra, melior quam quattuor extra». O sea, atrapa lo que puedas y sal pitando.

RUBALCABA .-No le ha ahorradoPedro PiquerasaAlfredo Pérez Rubalcaba, en la entrevista que le acaba de practicar en T-5, la pregunta sobre su posible responsabilidad en elCaso Faisán. Contestó el político:«Todos los etarras o supuestos etarras que eran objetivo de esta operación policial, están encarcelados y procesados». Es verdad, un mes después de la fallida redada, la operación se repitió, con éxito, capitaneada por el juezGrande-Marlaskaen colaboración con la magistrada francesaLe Vert. O sea, que lo que nos sugiereRubalcabaes que leamos aShakespeare, concretamente aquella tremenda obra de teatro sobre los vericuetos del ejercicio del poder tituladaBien está lo que bien acaba.