tú y yo somos tres

165 de Eaton Place

Lady Holland (Eileen Atkins), en Arriba y abajo’ (A-3 TV). / A-3 TV

1
Se lee en minutos
Ferran Monegal
Ferran Monegal

Crítico de televisión

ver +

Con lágrimas en los ojos, de pura felicidad y satisfacción, hemos asistido en casa al estreno de la miniserieArriba y abajo(A-3 TV), continuación de aquella famosa del mismo nombre que emitió TVE-1 a primeros de la década de los 80. ¡Ah! Desmiente este trabajo aquel lema que reza:Segundas partes nunca fueron buenas.Es precisamente lo contrario: esta continuación es excelente, deliciosa, con todo el humorbritish condensado en una orfebrería de guión sencillamente perfecto. La historia arranca en 1936, justo cuando muere el reyJorge Vy le sucede aquel pintorescoEduardo VIIIque duró en el trono solo un año porque abdicó y salió pitando a abrazar otro trono más plebeyo, o sea, a la norteamericanaWallis Simpson. En este marco arranca la historia, y vemos llegar al acomodado y noble matrimonioHollanda su nueva casa en el 165 de Eaton Place, en el corazón de Belgravia, el barrio más exquisito de Londres con permiso de Mayfair. Una casa deshabitada y polvorienta que tienen que arreglar y poner a la altura de su rango, para lo cual contratan a la señoraBuck,Rose Buck, personaje clave, que interpreta la exquisitaJean Marsh, actriz que ya había participado en la primeraArriba y abajode los años 80. Este papel y el que interpreta y borda otra gran actriz inglesa,Eileen Atkins, comoLady Hollandconstituyen los dos pilares fundamentales de esta miniserie. Son la sublimación de los dos mundos, el de arriba y el de abajo, y nos proporcionan momentos de una altísima calidad interpretativa. Esta extraordinaria miniserie la estrenó A-3 TV el martes por la noche, rozando la madrugada de ayer, inmediatamente después de la emisión del capítulo deDownton Abbey. Consecuencia: 13% deshare. O sea, un grave error de programación. He reclamado públicamente, y lo reitero aquí, que vuelva a ser emitido este estreno en un horario más acorde con su importancia. Con tan cutre papilla televisiva que nos envuelve, una producción como esta nos limpia y oxigena. Es fundamental para nuestra supervivencia.

TELEMADRID -. Sobre la última chapuza de Telemadrid, ese sello de ETA que tan canallescamente sobreimpresionaron sobre las imágenes deZapatero y deRubalcaba, quedémonos con la reflexión deBuenafuente en la madrugada de ayer:«Telemadrid es como un hombre con mallas apretadas: no puede disimular hacia donde carga».