24 oct 2020

Ir a contenido

tú y yo somos tres

Gala desde Tele 5 ¡contra Tele 5!

Ferran Monegal

Seria, circunspecta, a ratos encendida, salió de pronto Nina

-hasta ahora directora de la Academia de Operación Triunfo (T-5)- y, acariciando el micrófono como Agustina de Aragón acariciaba su cañón, dijo: «Voy a ser breve. Nos duele en lo más hondo... ¡Porque hoy se cargan un programa, lo fulminan!». ¡Ahh! Había que ver a los concursantes triunfitos, todos sentados en su grada, cómo lloraban, y cómo rugían. También el público, enfervorizado y cabreado a la vez, exteriorizaba su enfado a gritos de «¡Nina! ¡Nina!». Por su parte, Noemí Galera, la jefa del jurado, también dejó patente su malestar. Cuando le llegó su turno tomó la palabra y dijo: «No permiten que la gente os conozca. Si la cadena no nos hubiera cambiado tanto de día hubieran venido Take That, Kylie Minogue, Ricky Martin... ¡Pero nos cambiaban de día cada cinco minutos!». Y otra vez el público, y los triunfitos, aullaban de rabia, de dolor, y de impotencia absoluta. O sea, más que la final de OT, aquello parecía la vendetta de la gente de Gestmusic contra Tele 5. El papel de la pobre Pilar Rubio -presentadora en nómina de la cadena y no de la productora- puesta allí, en mitad de aquel bélico clima, fue de abrigo: temimos que en cualquier momento echase a correr y no parase hasta Tenerife.Hombre, este final de OT ha sido una rareza tan interesante como ilustrativa. No recuerdo haber visto nunca una gala estructurada como ataque directo contra la propia cadena que la emite. Ha sido superlativo. Las causas de esta guerrita hay que buscarlas en el profundo deterioro de las relaciones entre Toni Cruz (Gestmusic) y Paolo Vasile (T-5). La propia cadena exteriorizó hace pocos días un ataque a Cruz. Le responsabilizaba de la «nefasta dirección de OT» y le acusaba de no acatar las órdenes que le transmitía. A saber: que fichara de nuevo a Risto Mejide (con quien está peleadísimo), que dirigiera bien a Pilar Rubio, que contratase a invitados de primera línea (Kylie Minogue, Shakira o Robbie Williams), y que mostrase la vida diaria de los concursantes en la Academia (o sea, más reality show). La respuesta de Cruz está a la vista: ha diseñado la gala del cierre de OT mandando a sus criaturas más representativas a que carguen contra Tele 5. Cabe certificar que se han esmerado en su cometido. Incluso en la selección de temas musicales han estado oportunos. La primera canción que sonó fue El apagón. La segunda, Desilusióname. Más clarito, imposible.