tú y yo somos tres

«Que Franco no te utilice, Juanito»

«Que Franco no te utilice, Juanito». Artículo de Ferran Monegal. / ANTENA 3

Se lee en minutos

Ha concluido la miniserie en dos capítulos sobre la reinaSofía, centrada en la época de noviazgo conJuan Carlosy los primeros años como esposa; o sea, cuando no era reina todavía, es decir, simplementeSofía (A-3 TV). Hagamos balance. La primera entrega, el primer capítulo, no fue ninguna broma, como ocurrió con la otra teleserie que habia emitido poco antes T-5, también sobre la monarquía, y que se les fue la mano y parecía de risa. En esta ocasión no hemos advertido signos de astracanada, pero el primer capítulo les salió dulce como un pastelito en un aparador de una confitería. Esta segunda entrega, en cambio, ha sido una cosa bien distinta. Aquí ya no hemos visto pinceladas de novelita rosa, sino una buena recreación ficcionada de momentos de categoría. El papel de Juan Carlos, bajo el manto protector deFrancopor un lado, y por el otro bajo la mirada inquisitiva de su padre,Don Juan, que deseaba que la historia siguiese un curso que no siguió nunca. El papel de los entornos familiares deFranco, en particular su esposaCarmen-aquella que llamabanLa collares- y suyernísimoCristóbal Martínez Bordiú. Estas tramas, estas intrigas, han sido impecablemente construidas. Hay un instante resaltable, muy bien trabajado, cuandoDon Juan, encarándose con su hijo, al que solía llamarJuanito, le suelta con un punto de ira comedida:«Tú no estás al servicio de Franco, ¡tú estás al servicio de la monarquía! ¡Que Franco no te utilice contra mí, Juanito!». Y luego, semanas después, en Estoril, cuandoDon Juanrecibe la visita de su hijo y deSofía, acompañados porAlfonso Armada, es cuando se produce a mi juicio el momento cumbre. Sentados a la mesa -en Villa Giralda seguramente-,Armada le dice claramente aDon Juanque si no abdica inmediatamente en favor de su hijo, será otro el elegido. Es decir, reyAlfonso de Borbóny reina consorte ¡lanietísima Carmencita!. ¡Ah! El drama interior deDon Juan, el rictus de su cara, ha sido perfectamente interpretado, vivido, por el actorJuanjo Puigcorbé. Aquí hace un trabajo colosal. Toda la serie, aun siendo en teoría alrededor del personajeSofía, queda polarizada, impregnada, protagonizada, por esta magnífica interpretación dePuigcorbéreencarnado enDon Juan. Sería de justicia que los que en La Sexta tanto han ridiculizado su trabajo en aquella otra serie de Tele 5, le reconozcan ahora el mérito y el talento que ha demostrado en esta de A-3 TV.