tú y yo somos tres

Arguiñano, 'caganer' feliz

Ferran Monegal. / A-3

2
Se lee en minutos
Ferran Monegal
Ferran Monegal

Crítico de televisión

ver +
Noticias relacionadas

La primera receta del año que nos ha propuestoArguiñano(A-3 TV) ha consistido en una sopa de gallina alcurryrealizada en olla exprés; o sea, un canto a la velocidad de la cazuela a presión. Pero lo más sabroso de esta primera jornada gastronómica ha sido lo contento y feliz que ha quedado el cocinero ante el regalo que le han mandado unos amigos de Centelles: su propia figura en actitud decaganer. ¡Ah! Cómo disfrutabaKarlitos mirándose a sí mismo puesto en cuclillas y evacuando porretambufa. Mientras la gallina hacíachup-chupdentro del presurizado artefacto, él se deleitaba con su propia figurita, y suspirando de satisfacción decía:«Estoy contento porque este es un momento feliz». Efectivamente, sí señor. Existe un divertido poema anónimo que arranca con este delicado versito:«De todos los placeres sin pecar / el más dulce es el cagar», y concluye con un requiebro que queda aquí de maravilla:«Triste es amar sin ser amado / pero más triste es cagar sin haber almorzado». Resumiendo: disfrutables sesiones las deKarlos Arguiñano. No solo nos ilustra en el arte de la gastronomía: añade además un plus de entretenimiento salpicado de humorísticos posturismos y chistes. Nos hace pasar un rato agradable y distraído.

DE MAS A ROSELL .-Acaba de emitir TV-3 un primoroso masaje en forma de reportaje dedicado aSandro Rosell, el nuevo presidente del Bar- ça(Camí d'un somni). ¡Ah! Estos trabajosla tevalos toca muy bien. Similar al que el día 27 dedicó aArtur Mas, el ejercicio ha consistido en una especie de hagiografía -o sea, la vida de un santo- en donde hemos visto aRosellmecido por las masas, arropado amorosamente por su familia, haciendofootingpor la Carretera de les Aïgues, y el bonito plus de un encadenado de declaraciones de amistades que decían de él:«Es honesto, es cercano, es amigo de sus amigos, es auténtico, es normal». ¡Ahhh! Quedamos en casa tan subyugados por las virtudes y bondades de esta criatura que cuando acabó la sesión abrimos la nevera y se había derretido la mantequilla. Hombre, comprendamos aMònica Terribasy a su equipo directivo: que dentro de un mismo semestre hayan cambiado los dos presidentes más importantes del país (el del Barça y el de la Generalitat) les debe provocar una excitación superlativa. Tener contentos a ambos es la clave del inmediato futuro: uno garantiza gloriosas audiencias del fútbol; el otro, la supervivencia económica. ¡Carpe diem!