DOCUMENTAL

TV-3 explica por qué se diseñan productos para que se rompan

La obra evidencia que la obsolescencia programada es la base del capitalismo

'Comprar, llençar comprar' narra cómo se pactó la fragilidad de medias y bombillas

EL RASTRO DE LA CADUCIDAD 3 Imagen del chip que inutiliza la impresora al llegar al número programado de páginas (sobre estas líneas). Tras averiarse se envía a vertederos en Ghana (arriba). A la izquierda, documento con el pacto para que las bombillas solo duren 1.000 horas.

EL RASTRO DE LA CADUCIDAD 3 Imagen del chip que inutiliza la impresora al llegar al número programado de páginas (sobre estas líneas). Tras averiarse se envía a vertederos en Ghana (arriba). A la izquierda, documento con el pacto para que las bombillas solo duren 1.000 horas. / MEDIAPRO

2
Se lee en minutos
MANUEL DE LUNA
BARCELONA

«Un articulo que no se estropea es una tragedia para los negocios». Esta máxima, desasosegante para consumidores con capacidad adquisitiva limitada (la mayoría), apareció en una revista de publicidad en 1928. Curiosamente, esta sentencia no ha caducado: lleva más de 80 años siendo el lema sobre el que se sustenta el sistema de producción capitalista, y la razón que explica por qué grandes empresas pactaron que productos tan comunes como la bombilla eléctrica, las medias de nailon o las actuales impresoras se diseñen para romperse, tras un tiempo de uso. Es lo que se denomina la obsolescencia programada, una realidad oculta que hoy pone al descubierto el programa de TV-3 Sense ficció, a través del documental Comprar, llençar, comprar.

Dirigido por Cosima Dannoritzer (El que la brossa ens diu) y producido por Mediapro con ARTE, TVE y TVC, y la colaboración de media docena de televisiones de todo el mundo, Comprar, llençar, comprar es un gran documental de investigación de visión obligada para entender la actual sociedad de consumo e intuir a qué nos aboca este planteamiento económico. A través de un recorrido histórico de la obsolescencia programada, la producción se centra en cuatro casos de caducidad: descubre con pruebas irrefutables cómo grandes multinacionales pactaron diseñar bombillas que solo durasen 1.000 horas, y cómo acordaron retocar la composición de las medias de nailon para que dejasen de ser prácticamente irrompibles (que es como se publicitaban cuando aparecieron). También recuerda el caso de las baterías de los iPod de Apple (programadas para caducar y sin opción de recambio) y de impresoras de tinta (con un chip que inutiliza el aparato cuando lleva un número concreto de páginas impresas). Por último, el trabajo muestra cómo Ghana se ha convertido en el gran vertedero electrónico del primer mundo, donde tira todo lo que le es obsoleto.

Noticias relacionadas

380.000 EUROS DE PRESUPUESTO // La producción de este documental empezó en el 2007, pero precisamente la ambición con la que se planteó hizo que tuviese muchos problemas para encontrar una financiación ad hoc. «Pero este retraso ha sido beneficioso, ya que ha permitido abundar en la documentación, que es realmente excepcional», considera Joan Úbeda, productor ejecutivo del trabajo, al que califica de «obra mayor». Efectivamente, Comprar, llençar, comprar se ha rodado en España, Francia, EEUU, Alemania y Ghana, ha entrevistado a una veintena de expertos de todo el mundo y, sobre todo, ha descubierto documentos e imágenes de un gran valor testimonial tras rastrear más de 30 museos y archivos. «Por otro lado -apunta Úbeda-, en esta producción, que tiene un presupuesto de 380.000 euros, hay televisiones de nueve países involucradas, lo que nos da una audiencia potencial de unos 200 millones de personas».

El resultado final es una producción única, ya que es un trabajo sobre la sostenibilidad del planeta, pero desde una perspectiva totalmente nueva. «No atacamos a ninguna empresa en concreto, ya que es la filosofía del sistema. Lo que hacemos es poner de manifiesto una contradicción y plantear las consecuencias, resume Úbeda.