tú y yo somos tres

Los 'hippies' todavía respiran

1
Se lee en minutos
Ferran Monegal
Ferran Monegal

Crítico de televisión

ver +

Viene tejiendo ahoraLluís Reales en BTV un delicado y profundo tapiz llamadoRespira. Lo va cosiendo semana a semana. Usa la técnica, sabia, de no dar puntada sin hilo. Nos ayuda a pensar. Hace unos días planteaba la pregunta¿Quédan hippies todavía?Y encontró a tres que ya han sobrepasado los 60 años:Pau Riba,Núria FàbregasyLluís Racionero. ¡Ah! qué tríptico más fantástico conformaban. Instalado en su guarida de La Casa Alta de Tiana,Ribanos deparó instantes extraordinarios. Sentado al pairo solariego, a veces incluso tumbado en un colchón derramado sobre el patio,Ribanos decía, entre cabreado y cáustico:«El movimiento hippy no sale en los libros de historia. La historia se lo salta. No sé por qué. Ahora hasta salen anuncios en la tele en que sacan hippies como si fueran friquis. El hippismo fue un psicodrama, una advertencia al mundo: el sistema no funciona. Y ahora que estamos al final de la decadencia total, el planeta nos está dando la razón». Y remató con esta frase:«El gran problema de la humanidad es que, uno a uno, somos la hostia; pero todos juntos somos una puta mierda». ¡Ah! qué radiografía la deRiba, qué ecografía más a contracorriente y más interesante: el individualismo como única salvación del rebaño masificado. TambiénNùria Fàbregas, desde su masía de Can Boter, nos dejó un relicario meditable. Dijo:«Las generaciones actuales se consumen en la envidia, el miedo y la rabia». Pero quizá la pincelada más colorista del paisaje fue cuandoRealesconvocó aRacioneroen el plató de BTV. Aunque iba sin corbata, esta criatura vestía con extrema pulcritud. Y en vista de ese porte indumentario, tan burgués, y tanfashion, le preguntóReales:«¿Y usted qué tiene de hippy. A lo queRacionerocontestó:«Todo lo que no se ve». ¡Ah! qué programa más disfrutable. No busquen estas inyecciones de vitamina cerebral en las privadas. Es en la tele pública donde todavía se dan. Hasta que llegue algún ejecutivo desnortado y confunda la palabra rentabilidad creyendo que solo es rentable aquello que se mide únicamente con parámetros monetarios.

SARA .–Tras las críticas recibidas, la entrevista deSara Carbonero aIker Casillasdespués del España-Paraguay fue rara. Vimos que a cada pregunta que formulaba,Sarase echaba para atrás. Intentaba salir del campo de visión de la cámara. Es el fruto de una presión machista, tan injusta como intolerable.