Incidente robótico

Un robot de ajedrez rompe el dedo a un niño de siete años

La Federación Rusa de Ajedrez señala que el accidente se produjo porque el menor, un prodigio del tablero, realizó un movimiento sin respetar las normas de seguridad, lo que llevó a la máquina a reaccionar

Instante en el que el robot agarra y fractura el dedo del menor

Instante en el que el robot agarra y fractura el dedo del menor / Telegram @Bazabazon

1
Se lee en minutos
Carles Planas Bou
Carles Planas Bou

Periodista

Especialista en Redes, algoritmos y la intersección entre política y tecnología

Escribe desde Barcelona

ver +

Hace años que la última tecnología se aplica a los tableros de ajedrez para testar su capacidad de respuesta. Sin embargo, la semana pasada dejó una imagen insólita cuando un robot agarró y rompió un dedo de su rival, un niño de siete años, durante una partida en el Abierto de Moscú.

El autómata, que participaba en el torneo en cuatro partidas simultáneas, pellizcó el dedo del menor y lo retorció hasta romperlo, según cuentan los medios de comunicación rusos. "El robot rompió el dedo del niño", explicó Sergey Lazarev, presidente de la Federación de Ajedrez de Moscú, a la agencia de noticias TASS.

El incidente se produjo el pasado 19 de julio y el vídeo se compartió en el canal de Telegram de Baza, un medio de investigación ruso, en el que se ve como los asistentes interceden para liberar el dedo del niño.

Culpa del niño

Noticias relacionadas

Sergey Smagin, vicepresidente de la Federación Rusa de Ajedrez, explicó entonces que no se debía a un gesto violento del robot, sino a un error "extremadamente raro" causado porque el niño no esperó a que la máquina completara su movimiento de ficha y optó por una réplica rápida, lo que causó el incidente. "Hay ciertas reglas de seguridad y el niño, aparentemente, las violó. Cuando hizo su movimiento, no se dio cuenta de que primero tenía que esperar", dijo Smagin.

Los representantes de la Federación Rusa de Ajedrez explicaron a la agencia que se le escayoló el dedo al niño, que siguió jugando el siguiente día. Sus padres, sin embargo, se han puesto en contacto con la fiscalía. Baza ha explicado que la víctima de este incidente es Christopher, uno de los mejores 30 ajedrecistas de Moscú en la categoría de menores de nueve años.