Terremoto en Silicon Valley

Elon Musk hablará con los empleados de Twitter este jueves por primera vez

La operación de compra de la red social hace temer despidos, cambios en la moderación de contenidos así como el regreso de Donald Trump a la plataforma

El perfil de Twitter de Elon Musk en un móvil, sobre varios logos de la red social.

El perfil de Twitter de Elon Musk en un móvil, sobre varios logos de la red social. / REUTERS / DADO RUVIC

2
Se lee en minutos
Carles Planas Bou
Carles Planas Bou

Periodista

Especialista en Redes, algoritmos y la intersección entre política y tecnología

Escribe desde Barcelona

ver +

Elon Musk se reunirá este jueves con los empleados de Twitter, siendo así la primera vez que aceptará responder a preguntas de los trabajadores de la compañía desde que puso sobre la mesa su oferta de 44.000 millones de euros (equivalente a unos 41.000 millones de euros) para adquirir la red social.

Está previsto que durante el día de hoy el magnate se conecte en una reunión telemática en la que participarán hasta 7.500 ingenieros, programadores y otros miembros del personal, muchos de los cuales han mostrado su preocupación por los cambios en la plataforma que pueda ocasionar la operación de venta acordada el pasado 25 de abril.

Entre las posibles preguntas que se le plantearán a Musk podrían estar las dudas sobre si habrá despidos, si tratará de cambiar la forma en que la empresa modera y elimina el contenido que viola sus políticas internas, así como si permitirá el regreso a la red social de Donald Trump. La cuenta del expresidente fue prohibida de forma permanente después que se usase para alentar la insurrección violenta de sus seguidores contra el Capitolio para tratar de frenar su derrota en las elecciones presidenciales. Musk dijo el pasado 10 de mayo que expulsar indefinidamente a Trump "fue un error".

Esta no es la primera reunión en la que se aborda la adquisición de la red social por parte de Musk, pero sí la primera en la que participa el hombre más rico del planeta. En las anteriores, quienes tenían que responder a las dudas y quejas fueron ejecutivos de Twitter así como miembros de su junta de accionistas, que no respondieron a muchas de esas dudas apuntando a que quien tenía que dar la cara era el controvertido empresario, cara visible de compañías como Tesla o SpaceX.

Compra en pausa

Noticias relacionadas

Tras poner Silicon Valley patas arriba con su movimiento para hacerse con el control total de Twitter, la adquisición de la plataforma se encuentra en punto muerto después que Musk la pausase el 13 de mayo. El magnate justificó esa "suspensión temporal" diciendo que antes necesitaba un informe independiente sobre qué proporción de los usuarios de la red social son 'bots', cuentas automatizadas, pues no se cree los estudios internos que limitan ese porcentaje al 5%.

Musk incluso ha amenazado con retirar su oferta, lo que le obligaría a pagar una cantidad como compensación. Eso, sumado a sus constantes críticas de la plataforma, ha dado inestabilidad a los mercados y especialmente a un Twiter en crisis, cuyas acciones han perdido un 25% de su valor desde que se llegó al acuerdo de venta el pasado mes de abril. Se especula que con ello Musk esté intentando rebajar el precio de compra de la red social, ya acordado y sellado en el papel.