Terremoto en Silicon Valley

Elon Musk ofrece 43.000 millones por la compra de Twitter

El magnate lanza una OPA hostil para hacerse con el control total de la plataforma e impulsar cambios importantes

Elon Musk ofrece 43.000 millones por la compra de Twitter
3
Se lee en minutos
Carles Planas Bou
Carles Planas Bou

Periodista

Especialista en Redes, algoritmos y la intersección entre política y tecnología

Escribe desde Barcelona

ver +

Terremoto en Silicon Valley. Elon Musk ha lanzado una oferta de 43.000 millones de dólares para hacerse con el control total de Twitter. En una carta a los inversores de la red social que ha adelantado 'Bloomberg', el hombre más rico del mundo les ha propuesto comprar su participación a un precio de 54,20 dólares la acción, más del doble de lo que valían hace dos semanas cuando se dio a conocer que había comprado un 9,20% de la plataforma, lo que lo convertía en su máximo accionista individual.

"Es mi mejor y última oferta", ha asegurado el magnate, cofundador de PayPal y al frente de compañías como Tesla o SpaceX. "Si no se acepta tendría que reconsiderar mi posición como accionista". Con esta OPA hostil, Musk busca poseer la totalidad de Twitter para impulsar cambios y "desbloquear" su "potencial extraordinario".

Tan sólo seis días después de anunciarse que Musk entraba en la junta directiva de Twitter, el empresario dio marcha atrás y decidió no hacerlo. Ese gesto abrió un ventanal de especulaciones y posibilidades, entre las que estaba la de lanzar una oferta de compra de la plataforma. Y es que los miembros del consejo de administración no pueden comprar más del 14,9% de acciones de compañía. Desde fuera, Musk deja de tener las manos atadas y así ha podido lanzar esta OPA hostil.

Además, para él el dinero no es un problema. Su fortuna asciende hasta los 260.000 millones de dólares, lo que lo convierten en el hombre más rico del planeta, seguido del propietario de Amazon, Jeff Bezos. La adquisición de acciones de Twitter se haría en efectivo. "Esto no es una amenaza, simplemente (Twitter) no es una buena inversión sin los cambios que deben realizarse".

¿El regreso de Trump?

De tener éxito en su ofensiva, Musk busca "transformar" la red social, una de las más importantes del mundo en la configuración de la opinión pública. "He invertido en Twitter porque creo en su potencial para ser la plataforma de la libertad de expresión alrededor del mundo y creo que la libertad de expresión es el imperativo social para una democracia que funcione", ha remarcado en su carta a los accionistas.

Ese mensaje no es una sorpresa. Musk lleva meses criticando las políticas de moderación de contenido de Twitter impulsadas para limitar la proliferación de discurso del odio y de la desinformación. La posible compra de la plataforma por parte del magnate inquieta a parte de sus trabajadores, pues creen que con su llegada se abriría la puerta a políticas más laxas y al regreso de Donald Trump, cuya cuenta fue cerrada por alentar a la insurrección violenta contra el Capitolio en la que algunos de sus seguidores buscaron frenar por la fuerza la certificación de la victoria presidencial de su rival, Joe Biden.

Puede fracasar

Noticias relacionadas

La generosa oferta de Musk -que supera el precio por acción de cuando en febrero adquirió ese 9,2%- puede no prosperar. Fuentes del mercado señalan a 'Bloomberg' que los 54,20 dólares por acción podría ser un montante "demasiado bajo" para que los accionistas o el consejo de administración de Twitter la acepten. Hace menos de un año éstas llegaron a los 70 dólares. El actual valor de las acciones de la compañía ha subido un 3% hasta los 45,86 dólares.

Sin embargo, la OPA hostil anunciada este jueves por el controvertido multimillonario deja claro que el actual director ejecutivo de Twitter, Parag Agrawal, le ofreció un puesto en la directiva para tratar de evitar este ataque, una estrategia fallida. "No confío en la dirección", ha señalado Musk.