01 dic 2020

Ir a contenido

IDEAS PARA REGALO EN TIEMPOS DE PANDEMIA

Así es Sense, el 'smartwatch' de salud más completo de Fitbit

El dispositivo destaca por integrar el sensor EDA para el control del estrés. Añade sensor de temperatura cutánea, una aplicación que realiza electrocardiogramas, y un sensor de Sp02 para medir el nivel de oxígeno en sangre

Pilar Enériz

Fitbit Sense.

Fitbit Sense.

El último y más completo smartwatch de Fitbit es el modelo Sense, caracterizado por incorporar el primer sensor de actividad electrodérmica (EDA) para controlar el estrés. A este se suma una novedosa tecnología de seguimiento de la frecuencia cardiaca, una nueva aplicación que realiza electrocardiogramas (ECG), y un sensor de temperatura cutánea. Con estas características Sense se configura como un reloj inteligente especificamente pensado para el control de la salud y el estado físico. El modelo está alimentado por una batería con una autonomía superior a los 6 días.

Como servicios destacados, la compañía ha anunciado una prueba gratuita de seis meses al servicio Fitbit Premium, que hace posible hacer un seguimieno de la variabilidad de la frecuencia cardiaca, de la frecuencia respiratoria y del oxígeno en sangre, en el nuevo panel de Métricas de Salud desarrollado por la marca.

'Nuestro objetivo es hacer del mundo un lugar más sano, y nunca ha sido tan importante como en estos días. La Covid-19 ha mostrado lo crucial que es cuidar el bienestar físico y mental', ha señalado James Park, cofundador y CEO de Fitbit. 'Nuestros productos y servicios combinan una avanzada tecnología de sensores y algoritmos para desvelar información sobre la salud. Estamos abriendo nuevos caminos para los wearables, ayudando a entender y gestionar el estrés y la salud cardiovascular, combinando las Métricas claves de Salud de manera simple y accesible para monitorizar la temperatura de la piel, la variabilidad de la frecuencia cardiaca y el nivel de oxígeno en sangre. Lo más importante es que ofrecemos nuevos datos que solo se pueden obtener en la consulta del médico una o dos veces al año, lo que ayuda a mejorar la salud y el bienestar holístico en estos tiempos en los que más se necesita', afirma.

Vídeo de presentación 

Gestión del estrés

El estrés es un problema generalizado, una de cada tres personas sufre mucha preocupación o estrés, así como síntomas psíquicos y fisiológicos derivados. Esta situación puede conllevar problemas de salud si no se controla, como sufrir hipertensión arterial, enfermedades cardiovasculares, obesidad, diabetes y trastornos de salud mental, como la ansiedad o la depresión. Fuentes de la compañía Fitbit señalan que la utilización de las nuevas tecnologías integradas en dispositivos sencillos, como Sense, pone al alcance de los usuarios una herramienta útil y una perspectiva sobre la respuesta que ofrece el cuerpo al estrés, y así favorecer su control. Esta capacidad de gestión del estrés ha sido desarrollada por el equipo de expertos en salud mental de la compañía, que ya cuenta con años de experiencia en su diagnóstico y tratamiento, junto con el asesoramiento de especialistas de diversas instituciones académicas.

Sensores avanzados

El nuevo sensor EDA integrado en el Sense mide la actividad electrodérmica. Colocando la palma de la mano sobre el dispositivo, detecta pequeños cambios eléctricos en la piel, ayudando a entender la respuesta del cuerpo a los factores estresantes, para ayudar a controlarlos. El dispositivo permite realizar un examen electrodérmico rápido para ver las reacciones, o combinarlo con sesiones guiadas de Mindfulness en la aplicación de Fitbit, para comprobar como reacciona el organismo a la meditación o la relajación. Al final de cada sesión, se genera un gráfico de respuesta electrodérmica en el dispositivo y en la aplicación móvil, para valorar el progreso realizado a lo largo del tiempo y poder reflexionar sobre el nivel de estrés emocional de cada persona.

Datos combinados

La métrica Nivel de Gestión calcula la cantidad de estrés físico diario en relación con los datos de salud cardiaca, el sueño y el nivel de actividad, añadiendo sugerencias para reducirlo. Con un rango del 1 al 100, siendo la puntuación más alta cuantos menos signos físicos de estrés presenta el cuerpo, el Nivel de Gestión del estrés se acompaña de recomendaciones para gestionarlo mejor, como ejercicios de respiración y otras herramientas de Mindfulness. Los miembros de Fitbit Premium contarán con la ayuda de un desglose detallado de cómo se calcula este nivel de gestión del estrés, consistente en más de 10 entradas biométricas, entre las que se incluyen el balance del esfuerzo (impacto de la actividad), la capacidad de respuesta (frecuencia cardiaca, variabilidad de la frecuencia cardiaca y actividad electrodérmica registrada por la aplicación Escáner EDA) y los patrones de sueño (calidad del sueño).

La sección dedicada al Mindfulness en la aplicación dedicada es accesible para todos los usuarios y en ella se puede establecer un objetivo semanal de Mindfulness y recordatorios, reflexionar sobre el estrés y registrar el estado de ánimo después de las sesiones.

Salud cardiovascular

Fitbit ha posibilitado la monitorización continua de la frecuencia cardiaca desde 2014, pasando por el lanzamiento a principios de este año de la función Minutos en Zona Activa. Ahora, se mejora este escenario con una aplicación de electrocardiograma que analiza la frecuencia cardiaca en busca de signos de fibrilación auricular. Para conocer los datos personales es suficiente con colocar los dedos sobre el anillo de acero que rodea la esfera durante 30 segundos y recibe una lectura que puedes descargar para compartirla con el médico.

Esto es posible gracias a la tecnología PurePulse 2.0, con un sensor de frecuencia cardiaca multiruta y un algoritmo actualizado. Incorpora una función importante para la salud cardiovascular: alertas personalizadas en caso de que se detecten frecuencias anormalmente altas o bajas en relación con los límites personales.

Herramienta para mejorar el bienestar

Más allá de ser capaz de detectar afecciones cardiacas, el dispositivo desvela nuevas mediciones de salud en la aplicación móvil, que indican tendencias y cambios en el estado físico. Incorpora un nuevo sensor de temperatura cutánea para detectar cambios que pueden ser sintomáticos de fiebre, enfermedad o del comienzo de un nuevo ciclo menstrual. A diferencia de una toma momentánea de la temperatura, este sensor monitoriza la variación durante la noche para identificar mejor los pequeños cambios a lo largo del tiempo, de modo que sea evidente cuándo algo está fuera de tu patrón habitual.

El panel de Métricas de Salud Premium monitoriza la frecuencia respiratoria (media de respiraciones por minuto), la frecuencia cardiaca en reposo (un importante indicador de salud cardiovascular), la variabilidad de la frecuencia cardiaca (variación de tiempo entre latidos), y la variación de la temperatura de la piel. También ofrece datos sobre los niveles de SpO2 (oxígeno en sangre).

Valores añadidos

Fitbit Sense incluye funciones de salud y forma física como el GPS integrado, unos 20 modos de ejercicio en el dispositivo, la monitorización automática de la actividad con la tecnología SmartTrack, el nivel y la puntuación de capacidad aeróbica, así como herramientas avanzadas en torno al sueño.

Añade capacidades inteligentes, como el altavoz y el micrófono integrados para responder a llamadas y mensajes de texto gracias al asistente de voz de Google o Amazon Alexa.

Características de diseño

Fitbit Sense se ha creado utilizando procesos de diseño como la tecnología de nanomoldeo miniaturizado y de soldadura láser sobre materiales elegidos cuidadosamente. Los acabados son física y visualmente ligeros, con aluminio de grado aeroespacial y acero inoxidable. Las nuevas correas infinitas son flexibles y cómodas, y ofrecen un ajuste adecuado para un mejor funcionamiento del sensor, mientras que el cierre de liberación rápida facilita el cambio de look. El cuerpo, fabricado robóticamente, fusiona vidrio y metal, y emplea las mismas técnicas de producción usadas en submarinos, lo que resulta en una resistencia al agua de hasta 50 metros. El conjunto de biosensores interno ha sido configurado para albergar más sensores e inteligencia que en cualquier otro dispositivo de Fitbit, pero manteniendo una estética actual y una larga duración de la batería.

Pantalla e interfaz

La pantalla AMOLED cuenta con un sensor de luz ambiental integrado que la regula automáticamente, para facilitar la visualización. Dispone del modo de pantalla siempre activa y el panel es sensible, con una imagen más brillante y mayor resolución.

La interfaz de usuario y el procesador han sido completamente rediseñados, ofreciendo una navegación intuitiva y eficaz. Esto incluye la introducción de widgets personalizables, notificaciones rediseñadas y aplicaciones en pantalla de aspecto limpio. Permite personalizar las herramientas y atajos favoritos.

Precio

Fitbit Sense está disponible por unos 330 euros en negro carbón/acero inoxidable en grafito, y en blanco marfil/acero inoxidable dorado.