Ir a contenido

NUEVAS FUNCIONES

Instagram prepara un nuevo intento de Messenger

Facebook desarrolla un sistema de mensajería privado en la red social de fotos y vídeos que permitiría compartir hasta el nivel de batería

Carmen Jané

Una pantalla de teléfono móvil muestra los iconos de las aplicaciones de redes sociales Facebook Twitter e Instagram

Una pantalla de teléfono móvil muestra los iconos de las aplicaciones de redes sociales Facebook Twitter e Instagram / Oli SCARFF (AFP)

Instagram prepara la implantación de una nueva función llamada Threats (retos, amenazas) que funcione como un nuevo sistema de notificaciones y mensajes privados dentro de la red social. En ella el usuario podría compartir con sus contactos más frecuentes y “de forma automática” su localización, el nivel de carga de la batería o vídeos y fotos sin pasar por el muro público, según revela The Verge, que ha tenido acceso a la nueva aplicación. 

Instagram ya permite enviar mensajes directos con audio, fotos, vídeos entre usuarios que se siguen mutuamente, y en Threats, por lo que explica The Verge, esto no cambia, sino que se amplía. 

La nueva función es más parecida a lo que hizo Facebook con las notificaciones de escritorio, en el 2012, el mismo año en que compró Instagram. Era una ventana que iba contando de forma automática lo que publicaban los amigos más cercanos y que en su día provocó un montón de quejas y de intentos para silenciarla, porque era un tanto intrusiva y comunicaba sin permiso de los interesados. La función se acabó diluyendo dentro del muro y nunca más se supo.

Ahora Threats querría incorporar esta función de notificar lo que publican los amigos dentro de una interfaz móvil y sin salir de Instagram. Algo que ya intentó Zuckerberg con Direct, una app pariente de Instagram pero que exigía salir de la aplicación y que fue rechazada por los usuarios.

Móvil sin el móvil

Un aspecto clave que siempre se ha destacado de Instagram es que nació para el móvil, un canal que se ha convertido en el más habitual de acceso para todas las apps del universo empresarial de Mark Zuckerberg (Facebook, Whatsapp e Instagram), pero que no es ni de lejos el favorito del fundador, más propenso a exportar la ‘experiencia Facebook’ a todas ellas: amigos cercanos, compartir archivos, ubicación, que todos lo sepan de todo... De hecho, algunos analistas de seguridad han apuntado haber visto en el código de Instagram leyendas del tipo “Instagram by Facebook”.

Más interpretaciones a favor de esta tesis es que la compañía ha destinado al equipo algunos de los jefes de desarrollo de Facebook Messenger, y ha visto cómo los fundadores de Instagram, Kevin Systrom y Mike Krieger, abandonaron la empresa de forma inesperada el pasado otoño, descontentos con los planes que tenía Zuckerberg para su aplicación. Algo parecido a lo que ya habían hecho Jan Koum y Brian Acton, a finales del 2017.

Tampoco es ningún secreto que el fundador de Facebook pretende unificar todos los sistemas de mensajería de sus aplicaciones en una única infraestructura técnica común, tanto para tener más control sobre su extensísima base de usuarios (2.400 millones, según cifras de la empresa del pasado junio) como para crear sistemas publicitarios comunes.

Monopolio frente a Snap 

Un empeño que choca con las autoridades europeas y de EEUU, que le acaban de abrir una investigación para ver si se le puede iniciar un proceso por monopolio. En este sentido, Facebook se retiró recientemente de las negociaciones para comprar Houseparty, la creadora de Meerkat, una pequeña red social tipo Periscope que comenzaba a hacerse popular entre los adolescentes, para evitar que las posibles demandas por monopolio tuvieran aún más cuerpo.

Otros analistas, en cambio, apuntan a que Threats iría en línea con la idea de desbancar a su rival Snapchat (ahora Snap) del mercado. La red social del fantasma, a quien Instagram copió con mucho éxito las Stories, una de sus armas más populares, tiene un sistema de mensajería más funcional que el de su rival. Y Threats sería un intento de darle otro zarpazo, tras el fracaso de Direct. De fondo, quedan las estadísticas de usuarios que aporta el gestor Hootsuite. Si la franja de edad mayoritaria en los usuarios de Instagram en EEUU está entre los 24 y los 34 años. ¿Con quién están ahora los adolescentes? En EEUU, todavía en Snap.