Ir a contenido

INTELIGENCIA ARTIFICIAL

Huawei termina la 'Sinfonía Inacabada' de Schubert con un Mate 20 Pro

La pieza final ha sido interpretada por la English Session Orchestra en el emblemático Cadogan Hall en Londres ante 500 personas

Pilar Enériz

El Cadogan Hall de Londres y la orquesta English Session Orchestra.

El Cadogan Hall de Londres y la orquesta English Session Orchestra.

Huawei ha aceptado el reto. Ha combinado, por primera vez, el poder de la inteligencia artificial (IA) y la experiencia humana para componer los dos movimientos finales de la famosa Sinfonía No. 8 de Schubert. Comúnmente conocida como la Sinfonía Inacabada, esta obra ha permanecido incompleta durante 197 años y, a pesar de los numerosos intentos, sigue siendo una de las piezas más intrigantes de la música sinfónica de todos los tiempos.

La pieza final, completada por Huawei, ha cobrado vida en una interpretación en el Cadogan Hall de Londres. La orquesta English Session Orchestra, compuesta por 66 personas, ha interpretado por primera vez en el mundo, ante 500 invitados, un final único fruto de la capacidad de la inteligencia artificial.

Un 'smartphone', una música 

La versión completa de la No. 8 de Schubert se ha creado mediante el uso de un modelo de inteligencia artificial que utiliza la potencia de procesamiento de la NPU dual (Unidad de Procesamiento Neural) del smartphone Huawei Mate 20 Pro. A partir del timbre, el tono y el compás de los primeros y segundos movimientos existentes de la sinfonía, el modelo de IA generó la melodía para los movimientos tercero y cuarto finales. Posteriormente, Huawei trabajó con el compositor ganador de un premio Emmy, Lucas Cantor, para organizar una partitura orquestal de la melodía .

“Enseñamos a nuestro teléfono inteligente Mate 20 Pro a analizar una pieza musical inacabada, de casi 200 años de antigüedad, y a terminarla al estilo del compositor original”, ha declarado Walter Ji, presidente de CBG, Huawei Western Europe. “Hemos utilizado el poder de la IA para ampliar los límites de lo que es humanamente posible y ver el papel positivo que podría tener la tecnología en la cultura moderna”.

El compositor Lucas Cantor explica: "Mi función ha sido la de extraer las excelentes aportaciones de la inteligencia artificial y completar algunos aspectos, a fin de garantizar que la producción final estuviera lista para ser interpretada por una orquesta sinfónica. El resultado de esta colaboración mediante la IA demuestra que la tecnología ofrece posibilidades increíbles, y el impacto significativo y positivo que puede tener en la cultura moderna”.

La Sinfonía No. 8 de Schubert en si menor se considera el arquetipo de Sinfonía Inacabada. Los musicólogos aún no están de acuerdo en sobre cuál fue el motivo por el que Schubert no completó la pieza.