04 jul 2020

Ir a contenido

Cohete Falcon 9

SpaceX concreta con éxito la primera misión espacial de seguridad de los EEUU

Puso en órbita un satélite de la Fuerza Aérea estadounidense con un sofisticado sistema digital que será utilizado para misiones de posicionamiento y navegación

El Periódico

The SpaceX Falcon 9 rocket  scheduled to launch a U S  Air Force navigation satellite  sits on Launch Complex 40 after the launch was postponed after an abort procedure was triggered by the onboard flight computer  at Cape Canaveral  Florida  REUTERS Steve Nesius File Photo

The SpaceX Falcon 9 rocket  scheduled to launch a U S  Air Force navigation satellite  sits on Launch Complex 40 after the launch was postponed after an abort procedure was triggered by the onboard flight computer  at Cape Canaveral  Florida  REUTERS Steve Nesius File Photo

La compañía SpaceX lanzó desde Cabo Cañaveral (Florida) un satélite con una potente tecnología GPS de la Fuerza Aérea, y que se concretó tras cuatro aplazamientos, marcando la primera misión espacial de seguridad nacional para Estados Unidos de la compañía de transporte espacial.

El satélite Global Positioning System III despegó desde una plataforma del Complejo 40 de la estación de Cabo Cañaveral a bordo del cohete Falcon 9, luego de cuatro intentos frustrados, el último de ellos el sábado y que debió ser postergado a causa de las malas condiciones de tiempo.

El cohete Falcon 9, que transporta un satélite GPS de alrededor de 500 millones de dólares construido por Lockheed Martin Corp, comenzó a orbitar la tierra al cabo de dos horas del lanzamiento, de acuerdo a la compañía.

Carrera espacial

El lanzamiento del GPS III, el número 21 de SpaceX durante 2018, supone el primero que la firma privada desarrolla con las Fuerzas Armadas de los EEUU, y al que le seguirán otros en el futuro relativos a la Seguridad Nacional.

El GPS III, según la firma privada, "ofrece servicios de posicionamiento, navegación y sincronización que respaldan operaciones vitales de Estados Unidos y aliados en todo el mundo". Por la naturaleza de la misión, en esta ocasión la compañía no va a recuperar una parte del cohete para volver a ser reutilizado, como ha hecho en otras oportunidades al hacerlo aterrizar en una plataforma colocada en el océano.

El lanzamiento se concreta tras cuatro intentos frustrados a lo largo de esta semana, los dos primeros ocurridos el pasado martes y miércoles, que fueron aplazados para revisar los sensores del cohete Falcon 9, mientras que el jueves y el sábado la alerta de tornados y los fuertes vientos obligaron a suspender los planes.

Éxito comercial

El despegue exitoso es una victoria significativa para la compañía del multimillonario Elon Musk, una empresa de capital cerrado, que estuvo años tratando de entrar en el lucrativo mercado de lanzamientos espaciales militares dominado por Lockheed y Boeing Co.

SpaceX demandó a la Fuerza Aérea de Estados Unidos en 2014 por la concesión de un contrato multimillonario no competitivo para 36 lanzamientos de cohetes a United Launch Alliance, una asociación de Boeing y Lockheed.

Abandonó la demanda en 2015 después de que la Fuerza Aérea aceptó abrir el segmento a la competencia. El año siguiente, SpaceX ganó un contrato de 83 millones de dólares de la Fuerza Aérea para lanzar el satélite GPS III, que tendrá una vida útil de 15 años.