Ir a contenido

Elecciones en Brasil

Facebook y Twitter niegan campañas pagadas a favor de Jair Bolsonaro

Las redes sociales dijeron ante la autoridad electoral brasileña, que investigaron las cuentas del ultraderechista y no encontraron pagos por patrocinar sus artículos

El Periódico

El ultraderechista Jair Bolsonaro durante la campaña electoral.

El ultraderechista Jair Bolsonaro durante la campaña electoral. / REUTERS / ADRIANO MACHADO

Ante los rumores de un uso indebido de propaganda en las redes sociales, Facebook y Twitter informaron a la Justicia Electoral brasileña que el presidente electo del país, Jair Bolsonaro, no pagó por patrocinar el contenido de sus publicaciones durante la pasada campaña.

Las dos empresas manifestaron que Bolsonaro no contrató los servicios para promocionar su contenido en dichas plataformas, según explicaron en escritos enviados al juez del Tribunal Superior Electoral Luis Roberto Barroso, encargado de analizar las cuentas de campaña presentadas por el mandatario electo.

Revisan las cuentas de Bolsonaro

"Twitter Brasil averiguó internamente y fue constatado que las cuentas verificadas" del capitán en la reserva del Ejército y del Partido Social Liberal (PSL), que él lidera, "no contrataron la promoción de cualquier contenido, sea éste electoral o no", indicó la red social.

La compañía recordó que "actualmente no son permitidos anuncios de campaña de propaganda política" en Brasil, Marruecos, Pakistán y Corea del Sur, pero que a pesar de esa restricción verificó para descartar cualquier irregularidad.

Facebook se pronunció en los mismos términos y negó que la página y cuentas oficiales del entonces candidato ultraderechista contratasen el patrocinio de sus publicaciones entre el 16 de agosto, cuando se inició la campaña electoral y el 28 de octubre, día en el que se celebró la segunda vuelta de las presidenciales.

Noticias falsas en redes sociales

Bolsonaro, un nostálgico de la dictadura militar (1964-1985), asumirá la Presidencia de Brasil el próximo 1 de enero tras ganar con un 55 % de los votos frente a Fernando Haddad, sucesor del encarcelado expresidente Luiz Inácio Lula da Silva como candidato del Partido de los Trabajadores (PT).

La campaña electoral presidencial, de tono crispado entre los dos candidatos, estuvo marcada por la diseminación de miles de "noticias falsas" que circularon principalmente a través de Whatsapp.

El Tribunal Superior Electoral y la Policía Federal abrieron sendas investigaciones para investigar este fenómeno y principalmente para saber si por detrás del bombardeo masivo de mensajes "mentirosos" contra Haddad y el PT, estaban empresarios ligados a Bolsonaro.

Esas denuncias surgieron a raíz de un reportaje del diario "Folha de Sao Paulo" en el cual afirmó que diversas empresas pactaron para diseminar "en masa" mensajes "mentirosos" por Whatsapp contra el PT y su candidato, con objeto de favorecer a Bolsonaro.