Ir a contenido

REVIEW

Análisis de Call of Duty Black Ops 4: acción, multijugador y 'battle royale'

El juego está disponible en PS4, Xbox One y PC

Josep M. Berengueras

Call of Duty Black Ops 4.

Call of Duty Black Ops 4.

Call of Duty es sinónimo de acción y superventas. Pero Call of Duty también es sinónimo de numerosas entregas y algo de fatiga para los fans. ¿Qué mejor que darle una (cierta) vuelta a una de las sagas más exitosas de la historia e incorporar las tendencias que triunfan en la actualidad? Eso es Call of Duty Black Ops 4: una pequeña reinvención que aprovecha la popularidad de la saga y los elementos que la han llevado a la cima de ventas para mezclarla con las modas actuales de juegos. El resultado es un cóctel explosivo y en decenas de horas de diversión, sobre todo en línea.

Para empezar, destacar que Call of Duty Black Ops 4 no el juego habitual al que nos tenía acostumbrado Activision, sobre todo porque desaparece el clásico modo Campaña. Es decir: hay que olvidarse del modo hitoria, de las cinemáticas, de los argumentos estirados y de la sobrecarga de explosiones. Call of Duty Black Ops 4 es otra cosa: aprovechar al máximo la conexión a internet y los zombis, uno de sus rasgos distintivos.

Blackout, la joya de la corona

Empezando por internet, Call of Duty Black Ops 4 innova con el lanzamiento de Blackout, su modo Battle Royale. Es decir: los fans de PUBG Fortnite sabrán de lo que hablamos. Un total de 88 jugadores aterrizan en un mapa (que recupera espacios míticos de la saga). Tienen que lograr armas, protecciones, munición, objetos... e ir eliminando uno a uno al resto de contrincantes. Solo puede quedar uno en el mapa, que se va cerrando poco a poco. 

Solo hay que ir a Twitch para ver que este modo es un exitazo. Quizá sea una moda pasajera, pero Activision/Treyarch aciertan con el planteamiento de Blackout, el mapa, el ritmo y la gran cantidad de armas. Quizá solo peque en que la sensación en los disparos no es del todo rica, pero en el resto hay poco a reprocharle. El mapa fluye, con gran variedad de escenarios, y las partidas son amenas y sin muchos tiempos en blanco. 

Pie de foto / AUTOR FOTO (FUENTE)

Multijugador y zombis

Siguiendo con internet, encontramos el Multijugador Competitivo. En este caso, como en anteriores ocasiones, estamos ante combates por equipos (hay que elegir personaje, cada uno con sus armas y habilidades) que mezclan elementos vistos en anteriores ediciones pero sin florituras; es decir, son ahora más realistas, y gana peso la estrategia. En este modo encontramos 14 mapas.

Después, encontramos uno de los elementos característicos de la saga: los zombis. En tres campañas diferentes, los jugadores del modo Historia encontrarán en este ámbito un minisustituto. Como en anteriores ocasiones, habrá que ir matando zombis a diestro y siniestro, resolver puzzles, ir cambiando armas... Uno de los modos más logrados y que, además, no precisa de conexión multijugador.

En el apartado técnico, Call of Duty Black Ops 4 no presenta grandes avances gráficos, pero sí que parece estar mejor optimizado. De hecho, pese a no situarse en el 'top' gráfico, la sensación en todos los modos es muy buena, completa y fluida. Destacaría en este sentido el mapa de Blackout, que deja muy buenas sensaciones a la espera de actualizaciones.

Conclusión

En resumen, Call of Duty Black Ops 4 (PlayStation 4 -PS4-Xbox OnePC) ha sabido tener en cuenta las tendencias y no quedarse anclado en el pasado. Olvidarse del modo historia quizá no agrade a algunos fans, pero sin duda sumará adeptos más que perderá con el bien conseguido Blackout.

El multijugador no decepciona y mejora respecto de la anterior versión, y las campañas de zombis son adictivas. Estamos, pues, ante un juego que quizá no sea el mejor del año, pero sí que se situará en el top 10 de títulos del año.