Ir a contenido

VIDEOJUEGOS

Análisis de 'Shadow of the Tomb Raider': un final más que digno para la saga

La trilogía de la nueva era de Lara Croft acaba con una protagonista más humana

Josep M. Berengueras

Shadow of the Tomb Raider.

Shadow of the Tomb Raider.

Lara Croft es todo un icono de los videojuegos. La inolvidable saga, que comenzó su andadura en 1996, vivió un reboot de tres entregas en el 2013. Hace poco ha salido a la venta su tercer y último título, Shadow of the Tomb Raider (Xbox One, PlayStation 4 y PC Windows/Steam), que cierra la trilogía de forma espectacular y que no defrauda a los fans. Este es nuestro análisis, en este caso de la versión para PS4.

Shadow of the Tomb Raider empieza justo después de los sucesos del último título, Rise of the Tomb Raider. Recupera ese tono oscuro que tanto ha marcado la presente saga, con una Lara Croft que se dejó de tonterías y entendió que, para sobrevivir, había que ir con algo más que buenas intenciones. De hecho, y sin entrar mucho en spoilers, se convierte en saqueadora de tumbas, deberá sobrevivir en la peligrosa selva, resolver misteriosos puzzles...

Pero, al mismo tiempo, Croft también es en esta aventura algo así como la Lara más humana de la saga. En su peligrosa situación, tendrá tiempo de analizar si lo que hace está bien, qué ha pasado hasta entonces... Y tendrá que actuar rápido.

Toda una aventura

El juego funciona, tanto para los fans de la saga como para los no iniciados en esta aventurera que muchos consideran precursora de Uncharted. En esta ocasión, ha sido el estudio Eidos Montreal el encargado de su desarrollo, ya que Crystal Dynamic (el anterior responsable) está inmerso en otros proyectos. El cambio, sin embargo, no se nota demasiado; Eidos logra darle ritmo, acción y un toque más humano al título que lo hace la mar de interesante.

Cuevas, selva, mundo submarino... el título presenta un gran espacio de aventuras donde los escenarios brillan por encima de todo: la iluminación en algunas tumbas y zonas de la selva roza la excelencia, aunque en algunos paisajes y animaciones se descuida un poco este campo. En optimización queda campo por recorrer, pero en general es un título técnicamente de notable alto.

En sonido poco que reprochar (el juego está doblado al castellano), y en historia está de sobras dicho. Además, incluye un interesante modo foto donde se pueden tomar instantáneas, un buen momento para observar el nivel de detalle de algunos escenarios y, por ejemplo, el fuego.

Conclusión

En resumen, Shadow of the Tomb Raider es un final más que digno a la presente saga. Mantiene el espíritu de esa guerrera que tantos corazones ha roto, y que tantas horas de aventura ha dado a las consolas. Con una jugabilidad excelente, quizá el juego peque en optimización, no resultando una historia redonda, pero sí que baja al mundo terrenal una heroína que también tiene un lado bien humano y, como en cada entrega, permite disfrutar de horas y horas de diversión y aventura.