Ir a contenido

VIDEOJUEGOS

Análisis de God of War (PS4): más acción, más sangre, más espectacular

Kratos se traslada al mundo de los dioses nórdicos en una entrega saga que sorprende por cómo está contada

Josep M. Berengueras

El juego God of War para PS4.

El juego God of War para PS4. / periodico

Los fans de la saga God of War tenían algo de miedo por lo que pudiese traer el nuevo God of War para Playstation 4. Sin embargo, el juego desarrollado por SCE Santa Monica Studio no solo mantiene lo mejor de la saga, sino que incorpora interesantes novedades en un combo que, ya de por sí, funcionaba: acciónbrutalidadsangre mitología.

El nuevo God of War para PS4 (o God of War 4) deja atrás la mitología griega para centrarse en la cultura nórdica. El protagonista, el insaciable Kratos, vive con su hijo Atreus en el mundo de los dioses nórdicos, un lugar donde abundan las monstruos y los guerreros. Hablar más del argumento es destripar la historia, así que mejor resumirla en el combo acción-aventura-magia-sangre.

Los creadores de este título han mantenido elementos clásicos de la saga que le dieron su éxito (como el poder del protagonista, la historia de descubrimiento, los combates) pero también han cambiado algunas cosas. Por ejemplo, el sistema de combates, más estratégicos que en anteriores ediciones; la mayor libertad de movimiento y, sobre todo, las posiciones de las cámaras.

Pero si en algo innova este juego es en cómo se cuenta la historia: toda ella es un gran plano secuencia, es decir, la historia no se interrumpe en ningún momento (a no ser que nosotros salgamos a los menús, claro), sino que se narra de principio a fin en un único plano. Ello hace que la acción fluya, que el usuario se meta aún más en la piel del protagonista, y que toda la aventura sorprenda.

Técnicamente, el juego cuenta con pocos peros. Los combates siguen siendo espectaculares, aunque con más opciones de control y con mayor peso de la estrategia. Como en anteriores sagas, el elemento de puzzles acertijos sigue estando presente -entre tanta sangre, ya va bien pensar un poco-, y la historia cuenta con muchos matices y misterios que se van resolviendo a medida que se avanza. Además, si estilo RPG (a media que avanzas logras aprender habilidades y recompensas) también suma.

Conclusión

En definitiva, God of War, no por esperado, será uno de los títulos del año. Entretiene, sorprende, engancha. Eso siempre que al usuario le gusten los juegos de acción con bastante sangre de por medio.

0 Comentarios
cargando