29 oct 2020

Ir a contenido

La UE acuerda la ley que blindará el derecho al olvido en internet

La regla dará al ciudadano mayor control sobre sus datos y reducirá burocracia y costes empresariales

Los ministros de Justicia cierran un pacto político sobre la nueva normativa de protección de datos

SILVIA MARTÍNEZ / BRUSELAS

Desde que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea reconociera en una revolucionaria sentencia en mayo del 2014 el derecho al olvido en internet, son decenas de miles las peticiones remitidas al gigante estadounidense Google para que retire determinados contenidos de su motor de búsqueda. Un reconocimiento que, después de tres años de intensas negociaciones, está a punto de ser recogido negro sobre blanco también en la legislación europea. Los ministros de Justicia de la UE cerraron ayer un acuerdo político sobre la nueva propuesta de reglamento de protección de datos que pretende modernizar reglas de hace 20 años y que reconoce por primera vez el derecho a reclamar el borrado de información personal perjudicial y no pertinente en internet.

«Unos altos niveles de protección de datos reforzarán la confianza de los consumidores en los servicios digitales y las empresas se beneficiarán de un único conjunto de normas en los 28 países. Estoy convencida de que podremos alcanzar un acuerdo definitivo con el Parlamento Europeo y el Consejo antes de finales de año», aseguraba ayer la comisaria de Justicia, Vera Jourova, sobre el acuerdo que servirá de base a la presidencia letona de la UE para empezar a negociar en la primera cita con la Eurocámara y la CE, el 24 de este mes. «Estamos ante algo muy importante. El nuevo reglamento dará a todos los ciudadanos de la Unión un mayor control de sus datos», añadió el ministro de Justicia letón, Dzintars Rasenase, en nombre de la UE.

REFORMA GENERAL URGENTE / Aunque hay gobiernos que todavía tienen algunas reticencias de fondo -Austria y Eslovenia no dieron su apoyo al texto-, la mayoría valoró el compromiso y confía en solventar las diferencias durante el procedimiento legislativo que se abre ahora. «Queremos obtener cuanto antes una reforma general en materia de datos personales porque aumentará el control de los ciudadanos sobre sus propios datos y reducirá los costes para las empresas», explicó ayer el titular español de Justicia, Rafael Catalá, que calificó de positivo y equilibrado el reglamento, aunque se mostró preocupado por algunos elementos de la norma, como el procedimiento de datos posterior con un propósito distinto del de cuando fueron recogidos.

En el futuro solo habrá un único reglamento válido en toda la Unión Europea que sustituirá a las 28 legislaciones actuales, lo que, según Bruselas, permitirá reducir burocracia, eliminar requisitos administrativos como notificaciones a empresas, y ahorrarse casi 2.300 millones de euros al año. Además, según la Comisión Europea, los ciudadanos estarán mejor informados sobre si sus datos han sido pirateados -a ser posible en menos de 24 horas- y las empresas estarán obligadas a notificar a la autoridad nacional de control cualquier violación grave lo antes posible.

El texto consolida el derecho al olvido en internet, de forma que los ciudadanos que ya no deseen que se traten sus datos podrán pedir a las compañías su supresión, aunque estas podrán rechazar la petición si demuestran que siguen siendo necesarios y pertinentes. «No es un derecho absoluto. Tienes sus límites pero será analizado caso por caso», recuerda la Comisión.

Las empresas que incumplan sus obligaciones y no respeten los derechos podrán ser sancionadas con multas que podrían alcanzar el 2% de su volumen anual total de negocio o un millón de euros. Y estarán sujetas todas las que operen en territorio comunitario con independencia de dónde tengan su sede, es decir, Facebook o Google, también estarán obligadas a cumplir. La propuesta también reconoce el derecho a la portabilidad de los datos. Es decir, a llevarse el paquete de datos almacenado de un proveedor de servicios a otro.