Un tribunal iraní llama a declarar a Zuckerberg por violación de la intimidad

El fundador de Facebook tendrá que defenderse de la acusación de que Whatsapp e Instagram vulneraron la privacidad de varios denunciantes

El fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, en una conferencia

El fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, en una conferencia / ROBERT GALBRAITH (REUTERS)

Se lee en minutos

Un tribunal iraní ha llamado a declarar a Marck Zuckerberg, fundador de Facebook, red social bloqueada en Irán pero a la que pertenecen varios millones de iraníes, para responder del delito de violación de la intimidad. Un tribunal de la provincia Fars (sur) ha convocado a Zuckerberg para declarar en el curso de una investigación sobre varias denuncias de iraníes por violaciones de su derecho a la intimidad, según ha informado la agencia semioficial iraní ISNA.

Ruhollah Momem Nasab, director adjunto de la división de internet del Ministerio de Cultura y Orientación Islámica de Irán, aseguró que Zuckerberg tendrá que defenderse de la acusación de que las aplicaciones Whatsapp e Instagram, propiedad de Facebook, violaron la privacidad de varios denunciantes. "En base a las órdenes del juez, el presidente sionista de Facebook (en referencia al origen judío de Zuckerberg) o su abogado deberá comparecer ante la corte para defenderse o compensar por los daños causados. Esta es la práctica común en todo el mundo", señaló.

#IranNetFreedom

Además, Naseb informó de que el tribunal de Fars ha ordenado que las dos aplicaciones sean bloqueadas, algo que por el momento no se ha llevado a cabo. La semana pasada, la Justicia iraní ordenó bloquear Instagram, también por la supuesta violación de la privacidad que supone.

Te puede interesar

La decisión, aún no implantada, fue recibida con duras críticas en la blogoesfera iraní, que popularizó el 'hashtag#IranNetFreedom en demanda de mayor libertad en la red en la República Islámica. 

Irán impide el acceso a decenas de aplicaciones y alrededor de unos cinco millones de páginas web, pese a lo cual muchos iraníes acceden a ellas instalando programas antifiltros, VPN o navegadores seguros que proveen una nueva dirección de IP.