Ir a contenido

EL ÉXITO DE LA TECNOLOGÍA

Internet reinventa la tele

La red hace del espectador pasivo un usuario que diseña su parrilla

El consumidor ya elige cuándo, con qué dispositivo y dónde pone su TV

MANUEL DE LUNA / Barcelona

"A ver qué echan en la tele". Esta frase, habitual en el espectador pasivo del siglo XX, está obsoleta. La irrupción de internet en el día a día ha cambiado la forma de ver, oír y consumir el entretenimiento. Gracias a la red de redes, la música se escucha diferente, la información se lee diferente y, claro, la tele se ve de otra manera: ya no hay que someterse a la dictadura de la parrilla. El telespectador ve lo que quiere, cuando quiere, como quiere y donde quiere. Ya no se puede hablar del televisor, sino de pantallas para disfrutar de absolutamente todos los contenidos.

«Estamos comprobando que internet hace de la televisión una aplicación más, y las nuevas generaciones lo tienen totalmente asumido, ya que dejan de lado el mando a distancia para hacer su propio menú personalizado. Y la propia red, que memoriza sus gustos, les ayuda a personalizar», explica Pablo Romero, director de contenidos de Yomvi,  servicio de vídeo bajo demanda on line de C+, y el mejor ejemplo en España de la nueva forma de ver la tele.

Yomvi nació en octubre del 2011 con la idea de complementar la oferta de la plataforma por satélite, y en poco más de dos años es una marca de referencia en el sector. El último año, Yomvi realizó 35 millones de descargas. «Nuestra propuesta es el entretenimiento: fútbol, series y cine, que son los ejes de desarrollo más claros», apunta Romero, para quien la movilidad es el secreto de la nueva tele. Un ejemplo: el consumo en tableta ya supera al PC en Gran Bretaña. Y esta realidad no se les escapa a las grandes operadoras de internet, que ya ven en los contenidos televisivos el nuevo gran negocio.

 / Para Romero, no es casual que en el Mobile World Congress (MWC) hayan triunfado los phablets, teléfonos móviles del tamaño de tableta (de hasta 18 centímetros de diagonal) y que haya un gran interés en mejorar la transmisión (4G, 5G...). «Todo va para la imagen. Toda la industria está a favor de la televisión», sentencia.

MOVILIDAD

La movilidad de los nuevos dispositivos es la base, pero también el impresionante control y gestión de datos que permite internet. «Los 35 millones de descargas del 2013 los tenemos perfectamente controlados y registrados -explica Romero-. Sabemos qué quiere, cómo y cuándo cada usuario, y esa inmensa información la utilizamos para ayudarle a buscar lo que le gusta». Así, la audiometría tradicional, con unos 4.000 audímetros que dicen (más o menos) lo que se ve en la tele, es ya antediluviano. Un ejemplo, la gestión de datos de Yomvi le permite saber el consumo medio por dispositivo: quien visiona una serie en un televisor convencional resiste una media de 60 minutos (lo que viene a durar un capítulo tradicional). Si el consumo se realiza a través de un ordenador de sobremesa (PC), el visionado baja a 38 minutos. Si es una tableta, no supera los 28 minutos, y si es un smartphone, el tiempo de visionado cae a 17 minutos de media.

/ «Esto no significa que no se vea un episodio completo, sino que el usuario se lo administra según su conveniencia: un poco en la parada del metro o del autobús, otro poco en la consulta del médico...», ejemplifica Romero, quien añade que este tipo de consumo para dispositivos móviles explica la aparición de la webserie, género que también explotan producciones de gran tirón tradicional: The walking dead, que tiene webepisodios de solamente 12 minutos.

LOS 'WEBEPISODIOS' 

Además de movilidad y la guía personalizada, internet aporta tres valores más que están rompiendo todas las ataduras con la tele tradicional: el atracón, la inmediatez y el volumen. El atracón (Binge viewing) es estrenar /colgar en la web toda la temporada de una serie (13 episodios de una hora cada uno). Y así cada usuario adapta el consumo a su gusto. El paradigma es House of cards, la exitosa serie de la plataforma estadounidense Netflix. El concepto de la inmediatez (Hot from US) es la casi obligatoriedad de tener en tu web la serie de moda casi al mismo tiempo que en su país de origen. «En la era de internet no puedes esconder los contenidos -afirma Romero-. Si no se da al momento y con la máxima calidad, el usuario ya sabrá encontrar lo que quiere en la red. Es una manera de atajar el pirateo».

La tercera pata de la nueva TV, el volumen, es colgar toda la temporada anterior del próximo estreno. Así, se ayuda a refrescar la memoria, se recupera para quien se la perdió en su momento y, de paso, se da una notoriedad extra al nuevo producto. Este es el nuevo punto de vista que da internet, todo suma para que el telespectador de nuevo cuño digital diga: «A ver qué me bajo aquí y ahora».

0 Comentarios
cargando