'The Guardian' dedica un reportaje a Teresa Forcades

El diario británico explica los objetivos del manifiesto redactado por la religiosa junto a Arcadi Oliveres

El reportaje tilda a la benedictina de monja redical

El reportaje tilda a la benedictina de monja redical / THE GUARDIAN

2
Se lee en minutos
CARLOTA MARZO / Barcelona

"La monja radical Teresa Forcades pide una alternativa al capitalismo y critica la misoginia de la iglesia Católica". Con estas palabras resume el diario británico 'The Guardian' las reivindicaciones de la monja benedictina, a cuya trayectoria en la vida pública la que ha dedicado un extenso reportaje.

"Siguiendo el ritmo de Teresa Forcades, una monja en una misión" hace un recorrido por la trayectoria reivindicativa de la monja benedictina, que tal y como recoge el texto, empezó con un vídeo colgado en Youtube en el 2009 donde explicaba los negocios de las farmacéuticas que se escondían detrás de la vacuna contra la gripe A. La filmación, hecha desde el monasterio benedictino de Montserrat, donde reside, también alertaba de los peligros que, según la religiosa, contenía dicha vacuna.

EL 'PROCÉS CONSTITUENT'

El rotativo explica que "la monja benedictina está emergiendo como uno de los más francos --y atípicos-- líderes de la fragmentada Europa del sur", y que junto a Arcadi Oliveres ha redactado un "manifiesto radical que incluye una Catalunya independiente, la nacionalización de bancos y compañías eléctricas y la salida de la OTAN", refiriéndose al manifiesto del 'Procés Constituent'.

Teresa Forcades no tiene intención de crear un partido político ni de llegar al poder, explica el reportaje, pero vista la mala situación del país decidió llevar a cabo alguna acción. Inspirada en los 'indignados', cree que el capitalismo salvaje actual deja de lado a los más débiles y que es inadmisible que haya más impuestos para comprar pan que para especular.

CRÍTICA CON LA IGLESIA

Noticias relacionadas

El reportaje no escatima en detalles. La entrevista se realizó durante un viaje en coche desde el monasterio de Sant Benet hasta la estación de Sants y el periodista británico Giles Tremlett, autor del texto, explica que la monja parecía "no ser consciente" de que circulaba a130 km/h "a pesar de que las señales de la carretera marcaban los 80 km/h como límite de velocidad.

El texto dedicado a la benedictina acaba asegurando que ella no se muerde la lengua cuando toca criticar a la Iglesia y que no duda en defender el sacerdocio femenino, mientras que deja el aborto y los métodos anticonceptivos a la "conciencia individual" de cada persona. "La iglesia Católica Romana, que es mi iglesia, tiene una estructura patriarcal y misógina. Eso tiene que cambiarse lo más rápido posible", concluye.