EFEMÉRIDE

El cajero automático cumple 45 años

La primera máquina expendedora de dinero se instaló con éxito en una sucursal del Barclays Bank de Londres

Primera oficina bancaria que tuvo cajero en España en 1974, el Banco Popular de Toledo.

Primera oficina bancaria que tuvo cajero en España en 1974, el Banco Popular de Toledo. / EL PERIÓDICO

Se lee en minutos

A grandes males, grandes remedios... Eso debió pensar John Shepherd-Barron cuando, hace 45 años, no pudo retirar dinero de su banco de Londres por llegar un minuto tarde a su oficina y encontrarla cerrada. Es entonces cuando decidió que tenía que haber alguna manera de que, a pesar de que la sucursal bancaria estuviera cerrada, poder extraer dinero de tu cuenta bancaria.

Y entonces fue cuando este ingeniero británico tuvo una revelación en la bañera, como Arquímedes cuando formuló su famoso principio: idear una máquina expendedora que, en vez de expender golosinas, diera dinero. El cajero automático actual, vamos.

INVENTO ANTERIOR

Claro que el invento tampoco era nuevo. Ya en 1939, el turco Luther George Simjian patentó un prototipo que, colocado en un agujero de la pared de un banco estadounidense, permitiera realizar transacciones financieras. Y Simjian --creador también de la cámara autofoco y del 'telepromter'-- incluso convenció a Citicorp para instalar uno. Pero, tras seis meses, había poca demanda para usarla y las únicas personas interesadas eran prostitutas y personas que hacían apuestas, que preferían no tratar cara a cara con los cajeros humanos que se apostaban tras las ventanillas de las sucursales.

UNA SUCURSAL EN LONDRES

Pero el invento que inauguró Shepherd-Barron el 27 de junio de 1967 en Londres --este miércoles hace 45 años-- tuvo mejor suerte. Y la sucursal londinense de Barclays Bank de la calle Enfield, al norte de Londres, fue la primera en albergar el que se considera el primer cajero automático del mundo.

Noticias relacionadas

A España el invento tardó unos años en llegar y el primer cajero no empezó a funcionar hasta 1974, cuando la sucursal del Banco Popular de Toledo. Y ese mismo año aparecieron los cajeros automáticos conectados a una red. Pero había una salvedad: solo permitía operar con tarjetas de crédito. El mundo de la libreta de ahorros llegó más tarde...

Hoy en día existen más de un millón de cajeros automáticos repartidos por todo el mundo. Y España es uno de los principales ejemplos de cómo los cajeros automáticos se ha generalizado entre los ciudadanos, convirtiéndose en el país con mayor número de cajeros automáticos por habitante de Europa, y el segundo del mundo, solo por detrás de Japón. De hecho, se calcula que en España hay 1.400 cajeros por cada millon de habitantes, lo que hace un total de 58.600 cajeros en todo el país.