07 jun 2020

Ir a contenido

SEGÚN 'THE WALL STREET JOURNAL'

Google rastreó a los usuarios de iPhone y Mac

El buscador instaló 'cookies' para monitorizar sus acciones en internet violando las condiciones de Safari

Google y otras compañías de anuncios introdujeron rastreadores de navegación (cookies) ocultos en los navegadores Safari de Mac y iPhone para estudiar los movimientos que hacían estos internautas en la red, según denuncia The Wall Street Journal (WSJ).

La instalación del código violaba intencionadamente la programación del navegador, diseñado para no permitir cookies sin permiso del usuario. El código se instalaba en anuncios y se activaba cuando el usuario visitaba la página. Según WSJ, Google desactivó el código cuando fue descubierto, que otras centrales de anuncios como Vibrant Media, WPP PLC y Point Roll, mantienen.

El diario cita como fuentes un investigador de la Universidad de Stanford y un técnico independiente que han encontrado el código en al menos 22 de las webs analizadas e insisten en que tenían que violar el código del navegador para instalarse.

El uso de cookies es habitual para rastrear la actividad de los usuarios en una web o para estudiar hábitos de navegación pero Google compite con Apple en telefonía móvil con el Android y en navegadores con Chrome, que también tiene versión para Mac.

Google aseguró a EL PERIÓDICO que el Wall Street Journal describió erróneamente lo sucedido y que la funcionalidad para saltarse los mecanismos que impiden instalar cookies en Safari es "conocida" y utilizada por servicios como Facebook o Google, y que en ningún momento recabaron "información personal".

No en otros navegadores

"Para poder habilitar estas funcionalidades, creamos un enlace de comunicación temporal entre los navegadores de Safari y los servidores de Google, de manera que podíamos determinar cuándo los usuarios de Safari habían iniciado sesión también en Google y habían optado por este tipo de personalización. Esto lo diseñamos de manera que la información que pasara entre el navegador de Safari y los servidores de Google fuera anónima-- creándose una auténtica barrera entre su información personal y el contenido por el que navegan", explica un comunicado firmado por Rachel Whetstone, vicepresidenta de comunicaciones y política pública.  .

Google sin embargo, explica que para hacer esto, tuvieron que deshabilitar otras cookies de los anuncios de Google. "Los usuarios de Internet Explorer, Firefox y Chrome no se han visto afectados. Tampoco aquellos usuarios (incluyendo los de Safari) que habían expresado su voluntad de no participar en nuestro Programa de Publicidad basado en intereses", sostiene la compañía del buscador.