AVANCE CLAVE EN LA ARMONIZACIÓN TÉCNICA

Nace el cargador único para teléfonos móviles

La industria digital presenta el primer modelo a la Comisión Europea

El aparato se basa en una conexión micro-USB compatible para todas las marcas

El nuevo cargador de móviles.

El nuevo cargador de móviles. / ELISA DAY (AP)

1
Se lee en minutos

El sueño de los consumidores de disponer de un cargador único para teléfonos moviles compatible con todas las marcas será al fin una realidad antes de acabar el año. El primer prototipo de estos nuevos aparatos ha sido entregado a la Comisión Europea por parte de DigitalEurope, la principal asociación europea de industrias de la tecnología digital.

Actualmente existen unos 30 modelos diferentes de cargadores para alimentar a los más de 500 millones de teléfonos móviles que funcionan en la Unión Europea (UE). El cambio de modelo de teléfono suele obligar a cambiar también el cargador, lo que genera más de 51.000 toneladas de residuos eléctricos cada año.

La Comisión Europea impulsó en junio del 2009 un acuerdo con los 14 principales fabricantes mundiales de móviles para desarrollar un cargador común basado en una conexión micro-USB (Apple, Nokia, Samsung, Sony Ericsson, Motorola, Texas Instruments, Atmel, Emblaze Mobile, Huawei Technologies, LGE, NEC, Qualcomm, Research In Motion (RIM) y TCT Mobile). El Ejecutivo comunitario publicó el pasado diciembre las normas técnicas que debería tener ese cargador, que se han convertido ya en un estándar internacional.

Noticias relacionadas

El cargador único podrá utilizarse en los nuevos modelos de teléfonos inteligentes y capaces de gestionar datos y conectarse a ordenadores que saldrán a la venta antes de que concluya el 2011. El nuevo cargador único no funcionará para los móviles más sencillos, pero la Comisión Europea estima que son los teléfonos inteligentes serán los predominantes desde el 2013.

El cargador único tendrá una vida de unos 10.000 ciclos o recargas, lo que equivale a unos 10 años. Tanto la Comisión Europea como la asociación industrial han evitado precisar si los nuevos teléfonos móviles se venderán conjuntamente con el nuevo cargador, como ocurría ahora, o si el consumidor deberá comprar el cargador eléctrico por separado. Tampoco han indicado si el establecimiento de un cargador único supondrá una reducción en el precio de los nuevos teléfonos.