13 ago 2020

Ir a contenido

ESTAMPAS SORPRENDENTES DE LA NATURALEZA

Jordi Chias, premio Veolia de denuncia por la foto de una tortuga atrapada en una red de pesca

Los galardones, convocados por la BBC y el Museo de Historia Natural de Londres, son los más prestigiosos del mundo en el ámbito de la fotografía naturalista

La imagen ganadora entre las 50.000 presentadas, es la de unas hormigas comiéndose una hoja

ANTONIO MADRIDEJOS

Una imagen de una tortuga atrapada entre unas redes en el Mediterráneo, obra del fotógrafo catalán Jordi Chias, ha obtenido el premio Veolia de fotografía de naturaleza en la categoría One Earth (equivalente a fotos de denuncia). En la impactante instantánea, captada a unas 30 millas de la costa de Barcelona, en dirección a Mallorca, se aprecia en unos hermosos tonos azulados cómo una tortuga boba o Caretta caretta intenta nadar completamente rodeada por los hilos de una red abandonada. El animal, explica el autor a este diario, había sobrevivido porque podía sacar la cabeza para respirar.

Los premios Veolia, convocados por la BBC y el Museo de Historia Natural de Londres, son los más prestigiosos del mundo en el ámbito de la fotografía naturalista. El ganador de este año en la categoría máxima ha sido el húngaro Bence Mate por la imagen de unas hormigas comiéndose una hoja. Las fotografías ganadoras en todas las categorías serán expuestas a partir de mañana viernes en el Museo de Historia Natural de Londres.

Los Oscar de la naturaleza

Chias (Barcelona, 1973) es un fotógrafo freelance especializado en deportes de aventura y foto submarina. "Salí a navegar con la intención de observar delfines o pájaros, pero me encontré con la tortuga ¿relata--. Estos animales suelen acercarse a las redes pensando que se trata de medusas. Y se lían irremediablemente". Como ya había hecho en años precedentes, Chias envió el resultado a los premios Veolia, "los Oscar de fotografía de naturaleza", para que compitiera con las otras 50.000 fotos recibidas. "Alguna vez había ganado un accésit, pero nunca un premio", prosigue encantado.

La foto está captada con una cámara bastante convencional, una reflex Nikon D 300, acoplada a una caja estanca flotante para que no le entrara el agua.

En cuanto a Una maravilla de hormigas, que es el nombre de la foto ganadora de Bence Máté, muestra a un grupo de himenópteros en los que parece un esfuerzo organizado por obtener alimento, como relata el jurado del premio. Mate la obtuvo en plena noche proyectando el flas sobre el reverso de una hoja.

Siluetas en la oscuridad

"Me gusta fotografiar la acción y puedo encontrar muy pocos ejemplos de acción en el mundo macro", manifestó Mate a la BBC. "La foto muestra muchas actividades diferentes de las hormigas: cómo cortan las hojas, cómo las transportan... Y las siluetas ofrecen algo diferente", añadió. Mate realizó su trabajo durante una estancia de seis meses en Costa Rica, donde quedó fascinado con las hormigas comedoras de hojas.

El ganador del año pasado fue el español José Luis Rodríguez por una impresionante foto de un lobo saltando en la oscuridad. Posteriormente el premio fue retirado al considerar que el animal era un ejemplar criado en cautividad.