Logística

Euro Pool System, la empresa alicantina que mueve un tercio de los alimentos frescos que se venden en España

La compañía se ha convertido en clave para la distribución en supermercados gracias a sus envases. El grupo facturó 195 millones de euros el pasado ejercicio y el beneficio superó los siete millones

De izquierda a derecha, Bartolomé Saro y Niko Matheve, en la sede de Euro Pool System en Alicante.

De izquierda a derecha, Bartolomé Saro y Niko Matheve, en la sede de Euro Pool System en Alicante. / HÉCTOR FUENTES

David Navarro

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Conseguir que un tomate cosechado en Almería esté disponible en menos de 24 horas en un supermercado de Vigo no resulta una tarea fácil. Desde el momento en que un jornalero lo corta de la planta hasta que llega a manos del consumidor, esta hortaliza debe pasar por almacenes de clasificación, centros de distribución y las propias plataformas logísticas de las distintas cadenas, transportada por camiones, trenes e, incluso, barcos. Todo un engranaje en el que cada pieza debe encajar con precisión, empezando por los propios envases, que deben cumplir con los estándares y las dimensiones necesarias para aprovechar al máximo el espacio y que se pueda automatizar todo lo posible el proceso.

Esa es la tarea de firmas como Euro Pool System, una de las principales empresas que se encargan de suministrar las cajas de plástico reutilizables que se emplean para transportar -y en muchos casos exponer- la fruta, la verdura, el pescado y la carne que se venden en las principales cadenas de supermercados. En el caso de España -donde trabajan con El Corte Inglés, Aldi, Caprabo, Consum y Makro, entre otros- la compañía concentra aproximadamente el 35% de la cuota de mercado, lo que significa que más de un tercio de todos los alimentos frescos que llegan a la gran distribución viaja en sus envases, según explica el director de la firma para el sur de Europa, Bartolomé Saro. 

Un porcentaje que se traduce en unos 125 millones de alquileres anuales, a los que hay que añadir todo el volumen que se envía desde las zonas productoras españolas con destino a las principales cadenas de supermercados europeas, hasta sumar más de 300 millones de alquileres en nuestro país, según apunta, por su parte, el director comercial, Niko Matheve.

"Nosotros llegamos a acuerdos con los supermercados, que son los que les dicen a sus proveedores que deben alquilar nuestras cajas. De esta forma, los productos llegan en envases estandarizados a sus plataformas logísticas y se agiliza la tarea de conformar los pedidos que se envían a cada tienda. Un proceso que muchas ya tienen automatizado", señala Saro. Una vez vacías, la propia Euro Pool System se encarga de recuperar y lavar las cajas para su reutilización -ya sea en los depósitos que tiene distribuidos por todo el país o en las propias plataformas de las cadenas con las que tiene acuerdos- en lo que supone un claro ejemplo de economía circular. 

Plegables y con código

Los modelos son plegables, lo que reduce la utilización de espacio en el viaje de vuelta, y, además, van marcados con un código de barras que permite saber dónde está cada caja en todo momento y también su contenido, y que facilita asimismo la tarea en las plataformas de los supermercados.

El origen de Euro Pool System hay que situarlo a principios de los años 90, cuando las cooperativas agroalimentarias de Bélgica, los Países Bajos y Alemania, de la mano de las principales cadenas de supermercados de la zona, decidieron crear un estándar para la distribución de sus productos que permitiera optimizar los procesos de logística. El paso siguiente fue conseguir que los envíos que llegaban desde otros países utilizaran este mismo estándar e implantarlo en las cadenas locales. 

Fue así como nació la filial española de la compañía, cuya sede central se implantó en Alicante en 1998 y que se encarga de gestionar el negocio de todo el sur de Europa -lo que incluye a Portugal, Italia, Croacia y Grecia-, además de los mercados no europeos, entre los que destacan Turquía, Sudáfrica y Marruecos. En este último se pondrá en marcha en breve una nueva sociedad, ante al auge que ha adquirido el país en el suministro a los establecimientos de todo el continente. 

La facturación de la filial española alcanzó el año pasado los 195 millones de euros, según las cifras aportadas por la propia compañía, con un beneficio que supera los siete millones de euros. Además de la central la firma tiene siete depósitos en todo el territorio nacional -en Barcelona, Bilbao, Madrid, Valencia, Murcia-, así como otros dos en Portugal. Unas instalaciones donde trabajan en total casi 250 empleados.

Continua innovación

En el ámbito de la innovación, aparte de las mejoras en el propio diseño de las cajas para facilitar, por ejemplo, una mejor visión del producto en la tienda y para reducir la cantidad de plástico que se necesita para su fabricación, la compañía ha apostado decididamente por las llamadas tecnologías de reconocimiento. Así, mediante arcos de visión artificial, son capaces de dar de alta de forma automática cada caja que entra en sus instalaciones y seguirla en todo su ciclo de transporte.

Euro Pool System también ha tomado medidas para reducir su huella de carbono y mejorar sus propios costes logísticos, sobre todo por lo que respecta al regreso en vacío de las cajas. Una fase de su actividad que, a pesar del ahorro de espacio que supone el hecho de que las cajas sean completamente plegables, genera un tráfico de más de 40.000 camiones anuales. Para reducirlo, la firma se alió con Transfesa y puso en marcha un servicio ferroviario -el CoolRail- que en la ida hacia distintos destinos europeos transporta productos frescos y en el regreso trae las cajas de la compañía. Una medida que ha contribuido a recortar en un 36% sus emisiones de dióxido de carbono.