Política monetaria

La Reserva Federal apunta a una moderación de subida de tipos en diciembre

En la última reunión del organismo la Fed decidió elevar los tipos de interés en 75 puntos básicos, hasta un rango objetivo de entre el 3,75% y el 4%

La Reserva Federal apunta a una moderación de subida de tipos en diciembre
1
Se lee en minutos
Celia López

La Reserva Federal levanta el pie del acelerador y las actas de la última reunión de su Comité Federal apuntan a que habrá una moderación de subida de tipos en diciembre, según figura en las actas publicadas este miércoles. No se trata de que el precio del dinero vaya a dejar de subir, pero sí va a hacerlo menos. La gran preocupación del regulador americano ha sido atajar la inflación. El dato de octubre fue positivo y la escalada de precios registró su menor subida del año, con un 7,7%, algo menos de lo esperado por el mercado. Las Bolsas vivieron en la jornada de publicación del dato una racha alcista. Ante una perspectiva de moderación de la inflación, la Fed parece abrirse a relajar su política monetaria, dirigida a frenar el descontrol de precios. Wall Street ha recibido en positivo la postura de la Fed.

Esta reunión de la Fed tuvo lugar a principios de mes y entonces se decidió elevar hasta los 75 puntos básicos los tipos de interés, hasta un rango de entre el 3,75% y el 4%, la cuarta en lo que va de año y la sexta de todo 2022. Así, durante el cónclave, varios participantes de la reunión indicaron que sería apropiado ralentizar el ritmo de subidas a medida que los tipos se acerquen a ser lo suficientemente restrictivos. En todo caso, una mayoría de banqueros centrales consideraron que "probablemente pronto sería apropiado" ralentizar el ritmo de los incrementos.

Pleno empleo y estabilidad de precios

Noticias relacionadas

En la discusión a futuro, se comentó que un ritmo más lento permitiría a la Fed valorar mejor el progreso hacia sus objetivos de pleno empleo y estabilidad de precios. Sobre todo debido al decalaje incierto de la política monetaria en la actividad económica.

En este sentido, algunos participantes de la reunión consideraron que ralentizar el ritmo de subidas también reducía el riesgo de producir inestabilidad en el sistema financiero. De su lado, otros banqueros tuvieron una posición más agresiva, recomendando solo ralentizar las subidas cuando los tipos estuvieran "más claramente en territorio restrictivo" y hubiera señales más concretas de que la inflación esta retrocediendo de forma significativa.