Por motivos económicos

Carnicero, 56 años, divorciado y vive en un piso compartido: el perfil de Felipe, el autor del crimen de la inmobiliaria de Gijón

"Me arruinaron la vida", lamentaba el agresor tras el suceso

Asesinan al dueño de una inmobiliaria de Gijón.

Asesinan al dueño de una inmobiliaria de Gijón. / JUAN PLAZA

Pablo Palomo

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Se escondió tras una furgoneta. En la mano llevaba un cuchillo de carnicero. Esperó. Fue un rato largo. Hasta que llegó el coche de la inmobiliaria Golden Star. Era el momento que estaba esperando. Con decisión, fue hacia el vehículo y asestó dos puñaladas a Francisco Javier Rodríguez Tobajas que resultaron letales. Mientras el agente inmobiliario, de 55 años, yacía en el suelo, Felipe D. A. R., el autor del crimen, le miraba impasible. Según testigos, no movió ni un músculo durante unos segundos. Luego intentó huir. La principal hipótesis con la que trabaja la

Policía

es que el móvil del crimen es económico. Pero, ¿qué se sabe hasta ahora del detenido y de este caso que ha conmocionado a toda la región?

Además de servicios inmobiliarios, Golden Star, la empresa regentada por Francisco Javier Rodríguez Tobajas, ofrece servicios financieros. Según las primeras hipótesis, de eso se conocían agresor y víctima. Según ha podido saber este periódico, Felipe D. A. R. habría pedido junto a su mujer un préstamo rápido al dueño de la inmobiliaria con altos intereses. Terminó por divorciarse y ahora vivía en una habitación compartiendo piso con varias personas en Contrueces. "Me arruinaron la vida", dijo a la Policía de aquella operación económica.

Ese parece ser el motivo por el que este carnicero de 56 años, que trabajaba en un establecimiento de la calle Uría, cometió el crimen. "Es un buen chaval, callado y discreto", dicen de él quienes conocen a este gijonés, padre de dos hijas, pelo cano y a veces con gafas.

Tras abandonar el lugar del crimen, Felipe D. A. R. se dirigía hacia El Coto. Las pistas aportadas por los testigos hicieron que la Policía Local tardase menos de un cuarto de hora en dar con él. Fue en la confluencia de las calles María Cristina y Duque de Rivas. Estaba buscando "una fuente para limpiarse" y ya había intentado deshacerse del cuchillo tirándolo por encima de la tapia de la residencia de El Carmen. Apenas opuso resistencia.

Desde ayer, Felipe D. A. R. se encuentra en los calabozos de la Policía Nacional de

Gijón

. Antes fue llevado al centro de salud para valorar su estado, ya que los agentes querían descartar que se lesionara al propinar las cuchilladas. Ahora está a la espera de pasar a disposición judicial, donde podrá dar su versión de un crimen que ha conmocionado a toda la región.

Suscríbete para seguir leyendo