Investigación en marcha

Sin pistas para resolver el crimen que sacudió La Mercè de Barcelona

Entre el 18 y el 25 de septiembre se cometieron siete homicidios en Catalunya, cinco de los cuales están aclarados o en vías de resolverse

Los Mossos vuelven a Campdevànol a buscar el cuchillo del crimen machista. En la foto, el sospechoso del crimen sale de su domicilio tras la reconstrucción. / ORIOL CLAVERA / VÍDEO: GUILLEM SÁNCHEZ

4
Se lee en minutos
Guillem Sánchez
Guillem Sánchez

Redactor

Especialista en Sucesos, tribunales, asuntos policiales y de cuerpos de emergencias

Escribe desde Barcelona

ver +

Entre el domingo 18 de septiembre y el domingo 25 de septiembre se registraron siete homicidios en Catalunya. De aquel balance anormalmente trágico --en Catalunya se cometen unos cincuenta asesinatos al año, lo que significa que la media semanal es de uno a la semana--, los Mossos d'Esquadra han podido resolver cuatro. Hay tres crímenes todavía no aclarados: los cometidos en L' Hospitalet de Llobregat el domingo 18, en Tortosa la madrugada del lunes 19 y en la fiesta mayor de La Mercè de Barcelona el domingo 25.

En el de Tortosa, los Mossos pudieron arrestar a las pocas horas, gracias a la información facilitada por la Policía Nacional, a dos personas, una mujer y un menor de edad, que participaron en el violento atraco al bingo en el que murió una trabajadora del establecimiento. Pero el principal sospechoso, hermano del menor apresado, sigue en paradero desconocido y se sospecha que habría cruzado la frontera a Francia. Es un crimen aclarado pero no resuelto porque el autor material no ha sido detenido.

Más complicados de resolver serán los asesinatos de L' Hospitalet de Llobregat y de la fiesta mayor de La Mercè. En el primer caso, el agresor quiso robar el patinete eléctrico a la víctima, esta opuso resistencia y acabó asestándole una puñalada mortal en el corazón. La rapidez de los hechos y la ausencia de relación previa entre ambos ha complicado mucho las pesquisas de los investigadores, pero han contado con algunos testimonios y no son pesimistas sobre su pronta resolución. En el segundo caso, los policías sí lo son.

El acuchillamiento del joven que falleció de madrugada en la plaza de Espanya se produjo entre la multitud que abandonaba el recinto de conciertos celebrados en la avenida de Maria Cristina. La víctima recibió una o dos incisiones en el costado y quedó tendida en el suelo. Fue trasladada de urgencia a un hospital cercano y murió al cabo de pocos minutos. Existen grabaciones tomadas del instante en el que el joven pide socorro. En estas se aprecia la cara de pánico de la víctima pero quienes le rodean son asistentes a los conciertos que no han visto nada. No hay ninguna imagen del apuñalamiento. Los investigadores no disponen tampoco de ningún móvil porque la víctima no pudo declarar. Y no han hallado ningún testigo que facilite una descripción de algún implicado.

Contar con pistas acerca del aspecto o indumentaria hubiera permitido a los investigadores revisar cámaras de seguridad y comenzar a saber a quién a buscaban. Pero sin esas informaciones iniciales, los investigadores no tienen ningún hilo del que tirar por el momento. De los siete crímenes de la semana negra, el último, el de La Mercè, es el que actualmente está más lejos de su resolución.

Los cuatro crímenes resueltos

Los autores ya arrestados son los que perpetraron los homicidios del lunes 19 en el barrio de La Mina de Sant Adrià de Besòs (Barcelonès), el miércoles 21 en Reus y en Campdevànol (Ripollès) y el viernes 23 de septiembre en Empuriabrava (Alt Empordà).

En el primero se desencadenó una discusión entre dos familiares en la calle de Rosalía de Castro motivada por el realquiler ilegal que uno de ellos hacía de las plazas de aparcamiento del bloque de protección oficial en el que residía. El agresor abrió fuego contra su primo y se dio a la fuga. Dos semanas más tarde, plenamente identificado por los investigadores, se entregó en una comisaría de los Mossos. El sospechoso se encuentra en prisión preventiva.

El segundo ya resuelto es el que protagonizó una cuidadora de Reus. La mujer llamó al 112 para avisar de que la anciana de 85 años a la que atendía había sufrido una grave caída. El examen forense, sin embargo, concluyó que la víctima presentaba lesiones que no cuadraban con una caída accidental y que podía haber sido agredida. Los Mossos arrestaron a la cuidadora por un delito de homicidio doloso y también existen indicios de que estaba estafando a a víctima. La sospechosa se encuentra en prisión preventiva.

Noticias relacionadas

El tercero es el crimen machista en el que murió Anna G.. La joven de 21 años fue agredida sexualmente, torturada y finalmente asesinada por su pareja sentimental, Alberto P, 16 años mayor que ella. El sospechoso se encuentra en prisión preventiva. Anna es la sexta mujer que entierra la violencia machista en Catalunya a lo largo del presente 2022. 

El cuarto crimen aclarado sucedió en Empuriabrava. Un hombre alemán se coló en un domicilio y mató a la dueña mientras esta dormía. Le colocó un cojín sobre la cabeza y apretó el gatillo. Después se dio a la fuga en la autocaravana de la víctima. El marido de la mujer facilitó a los Mossos la ubicación del vehículo y agentes de la Policía Nacional lo interceptaron cuando pretendía cruzar la frontera en el municipio de Portbou. El sospechoso también se encuentra, como los tres anteriores y como los dos encapuchados que participaron en el tiroteo de Tortosa, en prisión preventiva.