Investigación en marcha

El anciano que ha matado a golpes a otro en Barcelona sufre demencia

  • Los hechos han ocurrido en la residencia Los Olivos del distrito de Horta y el juzgado ha decretado el secreto de sumario para un caso que el centro califica de “traumático” e “imprevisible”

La residencia Los Olivos de Barcelona, donde un hombre de 89 años ha matado a un compañero. / FOTO Y VÍDEO: ACN

1
Se lee en minutos
Guillem Sánchez
Guillem Sánchez

Redactor

Especialista en Sucesos, tribunales, asuntos policiales y de cuerpos de emergencias

Escribe desde Barcelona

ver +

Los Mossos d’Esquadra investigan un homicidio en la residencia Los Olivos, en el distrito de Horta de Barcelona. Los hechos han sucedido sobre las 00.30 horas de esta madrugada. El juzgado que instruye la causa ha decretado secretas unas actuaciones que cuentan con un detenido. 

Según las fuentes consultadas por EL PERIÓDICO, un anciano residente en este geriátrico atacó por la noche a la víctima, también interna en el mismo centro, con un bote de espuma de afeitar. El agresor sufre un deterioro cognitivo provocado por su demencia. Se trata de un hombre de 89 años, once años más mayor que su víctima, de 78 años. A pesar de su avanzada edad, los agentes del Área de Investigación Criminal de la policía catalana, tras inspeccionar la escena del crimen e interrogar a trabajadores del geriátrico, procedieron a arrestarlo. 

La residencia de Los Olivos ha declinado hacer declaraciones al respecto pero sí ha imprimido un comunicado que ha entregado en mano a algunos de los periodistas desplazados para cubrir el suceso. En este comunicado, tanto la dirección como los trabajadores, piden respeto para las familias de víctima y agresor. 

Noticias relacionadas

Añaden que el centro cumple con todos los protocolos previstos y subrayan su predisposición a colaborar con las autoridades judiciales y policiales en el esclarecimiento de un “traumático” acontecimiento que califican de “imprevisible”. 

Vecinos atónitos

“Nos hemos enterado por la televisión”, explicaba una vecina que reside justo al lado del geriátrico y a la que esta mañana ha sorprendido la presencia de cámaras de televisión al descorrer la cortina de su ventana tras levantarse. “He llamado a un vecino y me ha dicho lo que ha pasado porque lo han dicho en la tele”, repetía.