Indemnización

Condenan a unos padres a pagar 5.560 € a un policía al que su hijo rompió un dedo en Benidorm

Un juzgado impone seis meses de tarea socioeducativa a un menor de 17 años por atentado y lesiones a un agente, con el que forcejeó tras ser sorprendido con una navaja tipo mariposa

Condenan a unos padres a pagar 5.560 € a un policía al que su hijo rompió un dedo en Benidorm
2
Se lee en minutos
P. Cerrada

Seis meses de tarea socioeducativa y 5.560 euros de indemnización a un policía nacional de Benidorm por romperle un dedo. Esta es la condena impuesta a un menor de 17 años como responsable de sendos delitos de atentado y lesiones y cuyos padres deberán hacer frente, como responsables solidarios, al pago de la indemnización al agente y también de las costas procesales de la acusación particular, ejercida por el funcionario a través de la abogada Raquel Sánchez Navarro, encargada de los servicios jurídicos del sindicato Jupol en Alicante.

La madre del menor, por su parte, había denunciado al policía por haberle causado lesiones a su hijo, pero tanto el juzgado de Instrucción número 1 de Benidorm como la Audiencia Provincial archivaron las actuaciones y concluyeron que las heridas eran compatibles con el uso proporcionado de la fuerza para reducir al menor tras ofrecer resistencia.

El menor, que tenía 15 años cuando ocurrieron los hechos, fue juzgado a mediados de este mes de septiembre en un juzgado de Alicante y negó haber agredido al policía. Sin embargo, la sentencia notificada esta semana considera probado que sí lesionó al agente.

Los hechos declarados probados ocurrieron poco antes de las siete de la tarde del 21 de noviembre de 2020 en una calle de Benidorm. El menor estaba con un amigo cuando se percató de la presencia de una patrulla de la Policía Nacional y realizó un "movimiento esquivo" que llamó la atención de los agentes. Por ello, le pidieron que se identificara y tras negarse en un primer momento sacó a requerimiento de los policías sus pertenencias de los bolsillos . Entre ellas había una navaja tipo mariposa con una hoja de doble filo de diez centímetros.

Al comunicarle que no podía llevarla y que le iban a trasladar a su domicilio por ser menor de edad, el joven se abalanzó de forma sorpresiva sobre uno de los agentes y ambos cayeron al suelo, según señala la sentencia del Juzgado de Menores número 2 de Alicante.

A continuación, el menor forcejeó con el agente y resultó lesionado, con una contusión que luego derivó en una fractura de una falange de un dedo y una escoriación en la rodilla derecha. Dicha lesión le causó al policía un perjuicio personal de 79 días, de ahí los 5.560 euros fijados en la sentencia como indemnización que deberán pagar los padres del menor.

El fallo recoge en sus fundamentos jurídicos que la agresión por parte del menor se produjo "con pleno conocimiento y conciencia de que en el sujeto pasivo concurría la condición de agente de la autoridad" y con "tal ataque es claro que se atenta directamente contra el principio de autoridad que el mismo representaba".

Mientras que el juzgado considera acreditada la comisión de los delitos de atentado a agente de la autoridad y lesiones, señala en la sentencia que no se ha acreditado el delito de tenencia de arma prohibida, por la navaja intervenida al menor.

Noticias relacionadas

Al respecto señala el fallo judicial que simplemente se encontraba en poder del menor la navaja y aunque la portaba en la vía pública no consta que la exhibiera o comprometiera con la tenencia «el bien jurídico protegido por el tipo penal», la seguridad ciudadana y la vida e integridad de las personas.

Sobre la tarea socioeducativa impuesta al menor, se le imponen durante un máximo seis meses y de la indemnización, al tener menos de 18 años, deben responder solidariamente sus padres.