Despedido

Un trabajador de los cementerios de Barcelona estafa a ocho familias

  • Un juzgado de Barcelona investiga al trabajador que prometía a las víctimas cosas como un nicho bien situado a cambio de una propina de casi 2.000 euros

El cementerio de Montjuïc en una imagen de archivo.

El cementerio de Montjuïc en una imagen de archivo. / MANU MITRU

3
Se lee en minutos
Guillem Sánchez
Guillem Sánchez

Redactor

Especialista en Sucesos, tribunales, asuntos policiales y de cuerpos de emergencias

Escribe desde Barcelona

ver +

Un juzgado de Barcelona investiga a un trabajador de Cementiris de Barcelona por estafar a ocho familias. Según las fuentes consultadas por EL PERIÓDICO, prometía a sus víctimas cosas como disponer de nichos para sus seres queridos bien ubicados a cambio de una propina que oscilaba entre los 1.800 y los 2.000 euros. Pero no cumplía con sus promesas debido a que, entre otros motivos, el reparto de nichos está sujeto a una regulación sobre la que no podía intervenir. Su conducta la dio a conocer una familia afectada, que avisó al Ayuntamiento de Barcelona.

Cementiris de Barcelona es una empresa que pertenece a Serveis Municipals de Barcelona. El investigado tiene 53 años, es de nacionalidad española y cuenta con una dilatada trayectoria en la empresa, de la que forma parte desde que entró en funcionamiento en 2006. Anteriormente también había trabajado en el mismo sector funerario. Actualmente era uno de los llamados 'asesores' que atiende a los clientes en las oficinas de atención e información al ciudadano que hay en cada uno de los camposantos de Cementiris de Barcelona. Su labor consistía en atender peticiones como la compra de una lápida o de un nicho u organizar una sepultura sin la mediación de las funerarias.

Según las fuentes consultadas, durante esas atenciones con familias que acudían a informarse, el sospechoso ofrecía un trato especial y el acceso a privilegios como nichos situados a menos altura a cambio de la citada propina, una conducta prohibida también por la propia normativa de su empresa. En su última etapa, el investigado laboraba desde la oficina del cementerio de Les Corts. Pero anteriormente había trabajado en otros puntos de atención.

Investigación interna

Tras la queja de una familia a quien había tratado de timar, Cementiris de Barcelona fue informado de lo ocurrido por el Ayuntamiento. La empresa municipal abrió una investigación interna para comprobar los hechos y, según una portavoz, durante este proceso se procedió a revisar expedientes antiguos en los que había intervenido este trabajador y a contactar con las familias que él había atendido. Así se descubrió en pocos días que la denuncia de la familia afectada era exacta y que no se trataba de un caso aislado. Había ocho casos en los que se había producido esta conducta irregular. Según la portavoz de Cementiris de Barcelona, la empresa devolvió a las familias estafadas las cantidades que habían pagado irregularmente a su trabajador.

El trabajador, que había sido apartado de sus funciones en cuanto se abrió la investigación interna, fue finalmente despedido a las pocas semanas, a mediados de junio, por causas disciplinarias. Entre el aviso de la primera familia y la finalización unilateral de su contrato transcurrió menos de un mes.

Investigación policial

Noticias relacionadas

Con la información recabada sobre su conducta, además, Cementiris de Barcelona presentó una denuncia en un juzgado de instrucción de Barcelona para que la justicia valorara si la conducta del trabajador era también delictiva. La denuncia de la empresa municipal incoó diligencias y solicitó a los Mossos d’Esquadra que comprobaran los hechos. Según fuentes policiales, los investigadores de la policía catalana, tras interrogar al sospechoso y tomar declaración a las personas afectadas, han respondido al juzgado que sí consideran que existan indicios de una conducta delictiva. En concreto, los policías creen que se trata de un delito de estafa. Las mismas fuentes policiales subrayan que hay más familias afectadas aunque no todas han querido sumarse formalmente a la denuncia contra el investigado.

El Ayuntamiento de Barcelona, a través de Cementiris de Barcelona, sigue en contacto con el juzgado y con los Mossos para colaborar en la instrucción de una causa que todavía no ha finalizado.