Accidente en Cala Ferrera

Once heridos al volcar un vagón de un tren turístico en Mallorca

El vehículo cayó sobre uno de sus costados después de que una rueda golpeara contra el bordillo en una curva | El 061 puso en marcha el protocolo 'Múltiples Víctimas' y movilizó cinco ambulancias para atender a los afectados

Epi_rc_es

1
Se lee en minutos
Xavier Peris

Once personas, entre ellas cuatro menores, resultaron este miércoles heridas de distinta consideración al volcar un vagón de un tren turístico en Cala Ferrera, en el municipio de Felanitx. Ocho de las víctimas tuvieron que ser hospitalizadas. "No parecía que hubiera nadie muy grave", explicaba este miércoles un testigo, "y menos mal, porque podría haber sido mucho peor". La Policía Local de Felanitx abrió diligencias para determinar las causas del siniestro y sometió al conductor del vehículo a un test de alcoholemia, que dio negativo.

El accidente ocurrió cuando pasaban cinco minutos de la una del mediodía, en la avenida Cala Ferrera, en el interior del núcleo turístico, muy cerca del límite entre Felanitx y Santanyí. El tren turístico, una atracción que lleva varios años funcionando en la zona, transportaba a una treintena de turistas, muchos de ellos niños, repartidos en tres vagones.

El tren tras el accidente. /

El tren tomó una curva pronunciada y cuesta arriba. Según los primeros indicios, las ruedas del último vagón golpearon contra el bordillo de la acera y volcó en medio de la vía

Once de los pasajeros, entre ellos cuatro niños, resultaron heridos, según informa el 061. El servicio de emergencias sanitarias puso en marcha el protocolo «Múltiples Víctima'» y movilizó cinco ambulancias, que atendieron a los heridos. De ellos, ocho fueron trasladados al hospital de Manacor y a la clínica Quirón Palmaplanas, mientras que los otros tres solo necesitaron asistencia in situ. La mayoría de los afectados sufría lesiones leves, salvo un menor que tenía posibles fracturas en los dos brazos y otro que estaba en estado reservado.

Noticias relacionadas

"Yo llegué poco después del accidente", explicaba Joan Capó, que regenta un negocio de apartamentos turísticos justo enfrente. "Todos los heridos habían podido salir y estaban sentados en el suelo. No parecía que hubiera ninguno muy grave y salvo el niño con los brazos rotos, que lloraba, estaban bastante tranquilos. Hemos traído agua y el botiquín de los apartamentos, y unas sombrillas, para que no esperaran al so".

La Policía Local de Felanitx ha abierto un atestado para determinar las causas del siniestro.