Primera hipótesis

¿Cómo comenzó el incendio de Artesa? La investigación busca el rastro de un rayo

Testimonios como Josep Trapat sitúan el origen del fuego en la frontera entre un campo de trigo y el monte, justo detrás de la población de Baldomar

PAU BARRENA/AFP

2
Se lee en minutos
Guillem Sánchez
Guillem Sánchez

Redactor

Especialista en Sucesos, tribunales, asuntos policiales y de cuerpos de emergencias

Escribe desde Barcelona

ver +

Los Agents Rurals investigan qué provocó el incendio de Artesa de Segre (La Noguera) que ya ha calcinado más de 500 hectáreas y amenaza seriamente la reserva natural del Montsec. El origen se sitúa justo detrás de la población de Baldomar. Este jueves al mediodía, dos agentes pisaban el terreno en el que testimonios como Josep Trapat vieron las primera llamas: la frontera entre un campo de trigo y el inicio de monte.

Que el fuego comenzara por una chispa provocada por el trabajo agrícola parece cada vez menos probable, según las fuentes consultadas por este diario. Ese campo de trigo fue segado el día anterior y transcurrieron 24 horas hasta que se declaró el incendio. En cambio, esa noche, la del martes al miércoles, hubo tormenta con aparato eléctrico y es posible que un rayo cayera en la zona e incubara poco a poco las llamas que después desencadenaron el siniestro.

Trapat tiene 63 años y es un campesino y ramadero de Baldomar que divisó la columna de humo a media mañana del miércoles. Acudió enseguida junto a su hijo a tratar de apagarlo. "Los primeros bomberos que llegaron eran del parque de voluntarios de Artesa de Segre, nosotros traíamos un tractor con una cuba y los ayudamos a repostar el depósito y a tirar manguera por el monte", recuerda. La tarea duró horas, les dejó exhaustos bajo el calor impenitente de 40 grados y además sirvió de bien poco. Sobre las siete de la tarde, un fuego que parecía casi controlado, recibió el influjo de un viento cambiante nacido en una nueva tormenta seca, sin agua pero con rayos. El resultado fue que el incendio comenzó a lanzar focos secundarios en varias direcciones. Y se escapó. Este jueves por la tarde sigue activo el flanco que los Bombers de la Generalitat tuvieron que abandonar anoche a su suerte por falta de efectivos, el oeste, y trepa por la montaña de Sant Mamet. Sofocarlo permitirá salvar miles de hectáreas de masa forestal.

Como no parece que fuera provocado por la tarea de la maquinaria agrícola, los agentes rurales buscaban este mediodía el rastro de un rayo que iniciara el fuego. Pero, de momento, no lo habían encontrado. Cosme Barrera, responsable de los Agents Rurals en La Noguera, dejaba claro esta mañana que las causas todavía no están claras.

Una columna amenazante y tractores voluntarios

Noticias relacionadas

Vecinas de Baldomar admitían esta mañana que han pasado miedo al ver las llamas de tan cerca. Y una, en concreto, aseguraba que no volverá a estar tranquila hasta que los Bombers hayan apagado la última llama. "Hay fuego y con este calor está todo seco", razonaba.

El pueblo, aupado sobre un montículo, era hoy un mirador desde el que observar el frente activo sobre el que trabajan los bomberos y la UME (Unidad Militar de Emergencias). Alrededor de Baldomar siegan contrarreloj decenas de tractores que han respondido a la petición del Govern para dificultar el avance de las llamas. O para acercar cubas de agua que permitan rellenar depósitos.