Delincuente huido

Vídeo | Un carterista arranca un reloj a un turista a plena luz del día en Via Laietana

  • Los Mossos han sido requeridos por este episodio a las dos del mediodía y la víctima ha sufrido solo rasguños

Un carterista arranca por la fuerza un reloj a un turista en Barcelona.

1
Se lee en minutos
Guillem Sánchez
Guillem Sánchez

Redactor

Especialista en Sucesos, tribunales, asuntos policiales y de cuerpos de emergencias

Escribe desde Barcelona

ver +

La víctima, aparentemente, es un turista de mediana edad que se resiste como puede. Ante la pasividad del resto de ciudadanos y ante la perplejidad que supone ser atacado a plena luz del día de un domingo en el centro de Barcelona y mientras paseaba por una calle transitada por coches y peatones. Pero finalmente cede, y el carterista que lo agrede logra su propósito y se da a la fuga.

Es un nuevo caso de 'relojero' –ladrones violentos especializados en el robo de relojes habitualmente de gama alta– que se ha registrado este domingo a las dos del mediodía en la Via Laietana, con la plaza Ramon Berenguer el Gran i la Catedral de Barcelona a sus espaldas. En el vídeo captado por un ciudadano se aprecia como el atacante se abalanza sobre el turista, que los dos caen invadiendo la calzada de los coches –lo cual podría haber terminado en algo mucho más grave para la integridad de ambos–, que nadie ayuda a la víctima y que, tras ser amenazado con un puño en alto por un delincuente corpulento, el hombre se rinde. El 'relojero' da un último tirón y, entonces sí, el pasador de la correa cede y se adueña de su reloj.

Noticias relacionadas

Los Mossos d'Esquadra confirman que investigan el incidente y que la pieza está valorada en unos 200 euros, muy lejos de los robos violentos más sonados de las últimas semanas. A pesar de que los agentes que han atendido al turistas han intentado buscar al sospechoso, no ha resultado posible. Imágenes como la de este vídeo tal vez permitan identificarlo. El turista ha sufrido únicamente rasguños y heridas superficiales.

La policía catalana ha creado una unidad especializada en este tipo de delitos en auge en la ciudad a pesar de los esfuerzos de Mossos y Guardia Urbana.