OPERACIÓN FONTANE

Aldo, el depredador sexual que buscaba a sus víctimas en el Fortnite desde Málaga

Reincidente y vecino del barrio de Los Castillejos, tenía más de 2.000 archivos pedófilos entre la nube y sus dispositivos - La Guardia Civil contabiliza 26 víctimas en España, todas virtuales salvo una física que conoció en la playa nudista de Benalmádena

2
Se lee en minutos
Jose Torres

El italiano Aldo había regresado a Málaga tras cumplir una condena de 12 años por una veintena de delitos de abusos y otros dos de exhibicionismo. Aunque fue expulsado de España, no le costó mucho regresar gracias a su condición de comunitario y se instaló con su septuagenaria madre en un piso del barrio Los Castillejos, en el distrito de Bailén-Miraflores. Viviendo como un mantenido de 42 años, empezó de cero ofreciéndose a dar clases online de idiomas, informática o como monitor de deportes y campamento, siempre orientados a críos. Se anunciaba a la antigua usanza, con carteles que colgaba en paredes o farolas de la calle, pero también en plataformas de internet en las que conseguía contactos por todo el país. Para ganarse la confianza de los padres, presentaba un certificado italiano de antecedentes inmaculado.

Pasó inadvertido hasta el pasado verano. Unos padres de Málaga trasladaron a la Guardia Civil sus sospechas de que su hijo de 9 años estaba manteniendo un contacto inapropiado con un adulto a través de la videoconsola. Los investigadores del Departamento Contra el Cibercrimen de la Unidad Central Operativa (UCO) no tardaron en dar con Aldo y sus ingentes estadísticas. Los agentes comprobaron que el italiano había accedido en dos años más de 3.000 veces a las plataformas de videojuegos, sobre todo a través del Fortnite, Call of Duty o World of Warcraft, títulos que arrasan entre los chavales. Hallaron más de 2.000 archivos de contenido pedófilo en la nube y en diferentes dispositivos de almacenamiento. "Se ganaba la confianza de los menores y les hacía regalos virtuales como armas y pases de pantalla del juego, premios de unos cinco euros que para los niños tienen un gran valor", asegura uno de los investigadores. De hecho, la Guardia Civil ha constatando hasta 81 pagos a cuentas de usuarios de juegos pertenecientes a menoresA cambio de los regalos, el investigado pedía videollamadas para que los menores les mostraran sus partes íntimas y otro tipo de acciones que él capturaba con su dispositivo móvil, según los investigadores.

Noticias relacionadas

Los investigadores de la UCO han reunido indicios que vinculan al detenido con 26 víctimas de entre 8 y 12 años en diferentes puntos del país, aunque temen que puedan ser más los menores afectados. Tres o cuatro de esas víctimas virtuales son de la provincia de Málaga, donde también se ha detectado un caso de abuso físico a un menor. Según fuentes cercanas al caso, se trata de un menor que al que conoció en la playa nudista de Benalnatura, en Benalmádena, uno de los lugares preferidos de Aldo. Se le acusa de delitos de abuso sexual y de captación de todos esos menores con fines de producción de pornografía infantil.

La UCO ha llegado a analizar más de 560 gigabytes de información, así como el rastreo pormenorizado de todas las conexiones, chats y diferentes interacciones en las plataformas descritas por parte del detenido durante los dos últimos años.