Investigación en marcha

Tres detenidos y dos policías heridos en un atraco a una casa de apuestas de Barcelona

  • Cinco hombres con cascos, guantes y cuchillos irrumpieron ayer jueves por la tarde en el negocio Sportium pero fueron sorprendidos por patrullas de los Mossos d’Esquadra

Un detenido por los Mossos.

Un detenido por los Mossos. / Mossos

2
Se lee en minutos
Guillem Sánchez
Guillem Sánchez

Redactor

Especialista en Sucesos, tribunales, asuntos policiales y de cuerpos de emergencias

Escribe desde Barcelona

ver +

Cinco hombres asaltaron ayer jueves por la tarde el establecimiento de apuestas deportivas Sportium, ubicado en la calle de Sardenya del distrito de Gràcia de Barcelona, según fuentes consultadas por EL PERIÓDICO. Los cinco sospechosos irrumpieron en el local protegiéndose la cara con cascos, las manos, con guantes, y esgrimiendo cuchillos. 

Obligaron a la empleada del negocio a sacar de la máquina expenedora de billetes 4.700 euros en efectivo. Sin embargo, no pudieron recogerlos todos porque les sorprendió una patrulla de los Mossos d’Esquadra. La trabajadora había sido capaz de activar la alarma y la compañía de seguridad, a través de las cámaras de seguridad, vio en directo que el establecimiento estaba siendo atracado y alertó a los Mossos.

La llegada de los agentes provocó la huida en estampida de los cinco atracadores con un botín de 2.500 euros. Dos de los autores cayeron enseguida. Un tercero fue arrestado al cabo de unos minutos. El cuarto y el quinto implicados siguen en paradero desconocido

El tercero fue detenido al final de una persecución por parte de agentes del Àrea de Proximitat –quienes habitualmente realizan las funciones de enlace entre el tejido comercial y asociaciones de los barrios con la policía– que además recibieron la ayuda de otro mosso que se encontraba fuera de servicio pero presenció la carrera por la calle y se sumó a la captura. El fugado fue hallado finalmente en el interior de una tienda a la que había entrado tratando de pasar desapercibido. 

Dos de los policías que participaron de la detención de los tres sospechosos resultaron heridos: uno de los agentes recibió un corte en la mano provocado con uno de los cuchillos de los atracadores y otro se lesionó la rodilla durante un forcejeo. 

Los Mossos recuperaron 800 de los 2.500 sustraídos porque estaban en manos de los tres detenidos. Los otros dos, presumiblemente, tienen el resto del exiguo botín, 1.700 euros. 

La policía catalana ha abierto una investigación, que asumirá la Unitat Central de Atracaments (UCA), y que debe aclarar si el grupo había protagonizado asaltos similares anteriormente, tal como se sospecha. 

Noticias relacionadas

Junto a la casa de apuestas, los policías localizaron dos motocicletas que habían robado para cometer este atraco y que fueron enviadas al depósito municipal antes de que se contacte a los dueños de los vehículos para decirles que ya pueden recogerlos. 

Los investigadores solicitaron la presencia de agentes de la unidad científica porque se cree que tal vez alguno de los fugados dejó huellas dactilares por error al sacarse un guante durante el atraco y apoyarse en uno de los cristales al huir.