Investigación

Tres detenidos por secuestrar a un joven en una gasolinera de Jaén y retenerlo once horas

La Guardia Civil ha liberado a la víctima y los arrestados han ingresado en prisión provisional

Tres detenidos por secuestrar a un joven en una gasolinera de Jaén y retenerlo once horas
1
Se lee en minutos
Ignacio Cabanes

Un padre y su hijo, y un tercer familiar de éstos, fueron arrestados esta semana en un inmueble de la localidad de Venta del Moro, en Valencia, por el presunto secuestro de un joven de 22 años, al que introdujeron por la fuerza en un vehículo en una gasolinera de Andújar (Jaén). Los detenidos lo llevaron hasta el municipio valenciano, donde la víctima fue retenida cerca de once horas hasta que en la madrugada del pasado martes fue liberado por agentes de la Guardia Civil.

El móvil del secuestro, que niegan los detenidos —esgrimen que no lo tenían retenido en contra de su voluntad— es una supuesta deuda por un coche que éstos le habían vendido después de que el joven se quedara tirado en la carretera cuando regresaba de Barcelona, aunque los investigadores no descartan que se trate de un ajuste de cuentas por otras cuestiones más turbias.

El secuestro se produjo a las 18.30 horas del pasado lunes cuando, según captaron las cámaras de seguridad de una gasolinera de Andújar, tres personas introducían de forma violenta a un hombre en un coche. Junto a la víctima, conduciendo otro vehículo, se encontraba otro testigo, quien logró huir a tiempo. Según pudo escuchar, los captores les amenazaron con "liarse a tiros" si no subía al vehículo.

Noticias relacionadas

Una vez en el coche, dos de los presuntos secuestradores se colocaron en la parte trasera a ambos lados de su víctima, mientras que el tercero iba al volante. De esta forma intimidante —la víctima aseguró que portaban armas de fuego aunque no ha sido localizada ninguna en la vivienda— se trasladaron hasta el domicilio de uno de ellos en la localidad de Venta del Moro.

Una llamada del joven presuntamente secuestrado a su madre desde su propio teléfono móvil puso en alerta a la Guardia Civil. Así, tras localizar el lugar donde se había realizado la misma, los agentes procedieron a entrar en el inmueble y liberaron a la víctima. Los tres arrestados fueron puestos a disposición judicial y el juzgado de guardia de Requena acordó su ingreso en prisión provisional por los delitos de detención ilegal y tenencia ilícita de armas.