Violencia de género

Zarandea y abofetea a su pareja embarazada en plena calle de Valencia

La víctima, de 28 años, confesó a la Policía Local que no era la primera vez que la maltrataba

Zarandea y abofetea a su pareja embarazada en plena calle de Valencia
1
Se lee en minutos
Marina Falcó

Un hombre ha sido detenido en València por la Policía Local después de agredir a su pareja embarazada en una calle de la ciudad de València. Según han informado fuentes policiales a Levante-EMV, diario que pertenece a este grupo, Prensa Ibérica, el 092 recibió una llamada a las 21.30 horas de ayer, miércoles 24 de noviembre, de un viandante que había sido testigo de cómo un varón había golpeado a una mujer que parecía ser su pareja.

Efectivamente, la mujer de 28 años confirmó a los agentes de la 4ª Unidad de Distrito desplazados hasta el lugar, que era la pareja del arrestado con el que mantenía una relación desde hace cuatro meses, que vivían juntos y además estaba embarazada de dos meses. No era la primera vez que le agredía, de hecho, la mujer narró a los policías que cuatro días antes ya le había abofeteado y que las agresiones se habían repetido hasta en cuatro ocasiones propinándole tirones de pelo y bofetadas.

Ante el maltrato, 016

Si tú o alguien de tu entorno es víctima de violencia de género, puedes pedir ayuda en el número 016. Las profesionales del 016 atienden en múltiples idiomas y los 365 días del año.

Si te encuentras en una situación de emergencia, en el 112 te enviarán auxilio y protección urgente.


Noticias relacionadas

Esa noche la víctima al regresar del trabajo, se encontró al agresor en el domicilio y comenzaron a discutir porque él se había puesto celoso después de intentar controlar con quién había estado hablando por teléfono. Los malos tratos se repitieron: la abofeteó y la empujó. En ese momento, la mujer abandonó la vivienda por miedo y cuando se encontraba en el rellano, él le pegó una patada en la pierna que provocó que casi se cayera por las escaleras.

Una vez en la calle él la persiguió y forcejearon ya que él intentaba quitarle el móvil y aunque varios testigos increparon al maltratador, nadie intervino directamente. El detenido consiguió quitarle las llaves del domicilio y subió. Mientras los policías hablaban con la víctima, entre los que ya se encontraban agentes de GAMA (Grupo de Atención al Maltrato) volvió a bajar y confesó que había pegado a su mujer. Los agentes arrestaron al hombre.