En Sant Adrià

Muere el asesino de la Vila Olímpica tras recibir un disparo en la cabeza

  • Los Mossos investigan los hechos y buscan al autor de los disparos, que sigue en paradero desconocido

Valentín Moreno, en un juicio en el 2009.

Valentín Moreno, en un juicio en el 2009. / JORDI COTRINA

1
Se lee en minutos
Guillem Sánchez
Guillem Sánchez

Redactor

Especialista en Sucesos, tribunales, asuntos policiales y de cuerpos de emergencias

Escribe desde Barcelona

ver +

Valentín Moreno, condenado por el crimen de la Vila Olímpica de Barcelona, ha fallecido este viernes por la tarde en el Hospital de Germans Trias, donde fue ingresado tras recibir un disparo en la cabeza esta pasada madrugada. Según las fuentes consultadas por este diario, ha sido los trabajadores del propio centro sanitario de Can Ruti quienes alertaron a los Mossos d'Esquadra minutos después de recibir a Moreno y descubrir que había sido herido por un arma de fuego. 

La policía catalana ha activado en ese instante a sus investigadores para averiguar lo que ha ocurrido y también ha dado aviso al resto de patrullas para tratar de detener al hombre que ha disparado contra Moreno, que se encontraba en libertad. Las primeras informaciones apuntan a que los hechos habrían ocurrido en la calle de Tarragona de Sant Adrià de Besòs y pocos minutos después de la medianoche. Un individuo se habría acercado hasta Moreno y habría abierto fuego contra la víctima, que ha quedado tendido en el suelo. 

Noticias relacionadas

Condenado por asesinato y violencia racista 

Valentín Moreno Gómez se enfrentó por primera vez a la justicia por el asesinato de Carlos Javier Robledo Peña, de 22 años, ocurrido el 1 de abril del 2000, el conocido como crimen de la Vila Olímpica. Cuando se cometió el homicidio, en el que participaron otras seis personas, Moreno era menor de edad –cumplía los 18 a las pocas horas– y se le aplicó la justicia juvenil. Un juez le impuso 12 años de internamiento en un centro de menores y la Audiencia de Barcelona le rebajó la estancia a ocho años y otros tres de libertad vigilada. El 9 de enero de 2009, Moreno también se vio implicado en una agresión de carácter racista que protagonizó el equipo del Bada Bing –que al parecer está integrado por personas pertenecientes a la facción Casuals de los Boixos Nois, según remarcaba un auto judicial"– contra el equipo de Rosario Central, integrado por jugadores de distintas nacionalidades.