Homicidio gratuito

Cárcel para el joven detenido por matar al vendedor de Rubí

  • El otro arrestado, que no participó directamente del apuñalamiento, ha quedado en libertad con cargos por un delito de encubrimiento

1
Se lee en minutos
Guillem Sánchez
Guillem Sánchez

Redactor

Especialista en Sucesos, tribunales, asuntos policiales y de cuerpos de emergencias

Escribe desde Barcelona

ver +

El juzgado de instrucción número 8 de Rubí ha decretado prisión provisional para uno de los dos jóvenes arrestados ayer miércoles por el asesinato del empleado de un colmado de Rubí, el pasado 8 de octubre. El segundo detenido ha salido en libertad con cargos por un delito de encubrimiento porque los investigadores consideran que no participó del acuchillamiento de la víctima. Los dos sospechosos han pasado a disposición judicial este jueves al mediodía.

Noticias relacionadas

El vendedor, un hombre de 42 años de edad y de nacionalidad pakistaní, murió desangrado al recibir tres cuchilladas, dos de ellas de extrema gravedad en el brazo y cuello. Fue un ataque gratuito, subrayan fuentes policiales. Los hechos sucedieron a última hora del día, cuando los dos jóvenes entraron en el colmado y sustrajeron una botella de ron Negrita y se dieron a la fuga. El empleado, harto de robos similares, salió tras ellos para tratar de impedírselo. Les dio alcance no lejos de la tienda pero uno de los dos jóvenes, presuntamente, se encaró con él, sacó un cuchillo y se lo clavó. Este último es quien ha ingresado en prisión provisional tras pasar a disposición judicial y esperará entre rejas la llegada del juicio. El otro joven, sin embargo, está en libertad con cargos porque los policías subrayan que no atacó al vendedor pero tampoco delató a su amigo.

Los agentes a cargo de las pesquisas, miembros de la Regió Policial Metropolitana Nord, han podido resolver el crimen en diez días. Han reunido tanto evidencias científicas como relatos de testimonios presenciales e imágenes de cámaras de seguridad. En esta ocasión, no ha hecho falta recurrir a pinchazos telefónicos para resolver el caso.