Operación Laya

La Guardia Civil desarticula los principales bloques de la sanguinaria banda Blood

Hay 14 detenidos, entre ellos los dirigentes, con edades comprendidas entre los 18 y los 34 años | Extremadamente violentos, usan machetes para infligir mayor dolor, reclutan a chicas españolas y planeaban un asesinato en Madrid

La Guardia Civil desarticula los principales bloques de la sanguinaria banda Blood
4
Se lee en minutos
EFE

Sus miembros no son todos de origen latino. Ahora ya se reclutan de otras nacionalidades, como magrebíes y de países del Este, pero cada vez más de españoles

Tenían todo preparado para matar a su objetivo. El plan, diseñado desde Barcelona por el "suprema", o sea el jefe, lo iban a ejecutar los "soldados" del "escuadrón de la muerte" en Madrid, pero la Guardia Civil lo frustró en una operación que ha dejado descabezada a la banda latina Blood, caracterizada por su extrema violencia.

Y no solo eso. La operación, que ha durado diez meses, ha supuesto la desarticulación de los principales "bloques" o "sets" de la banda: el del Norte, ubicado en Gipuzkoa, Álava y Navarra y controlado desde Irún; el de Barcelona y el de Madrid.

La Dirección General de la Guardia Civil ha dado cuenta este miércoles de los detalles de la operación Laya, que se ha saldado con catorce detenidos, entre ellos los dirigentes, con edades comprendidas entre los 18 y los 34 años.

Once de ellos están en prisión por orden judicial, a los que hay que sumar uno de los arrestados, que ya estaba en la cárcel desde una semana antes por delitos que había cometido en un fin de semana anterior.

Aunque se asentó en España a mediados de 2002, controlada por dominicanos fundamentalmente, fue en 2009 cuando la Guardia Civil asestó el primer golpe a los Blood (sangre) en Torrevieja (Alicante), también en una operación con trece detenidos.

Robos con violencia e intimidación, reyertas, tráfico de drogas, asesinato en grado de tentativa o tenencia ilícita de armas son algunos de los delitos que se les imputan

Desde entonces, ha seguido investigando a este grupo, que, como el resto de las bandas latinas, se ha ido instalando en una parte importante de la geografía, pero especialmente en las comunidades de Cataluña, Madrid (más implantada en el Corredor del Henares), País Vasco, Castilla-La Mancha (en Toledo, sobre todo) y, aunque menos, la Comunidad Valenciana, sin dejar de intentarlo en otras, como Aragón.

Atacan con machetes

Como han indicado fuentes de la investigación, esta banda se caracteriza por su extrema violencia, hasta el punto de que utilizan machetes para infligir el mayor daño posible a sus víctimas.

Y, como está ocurriendo en otras bandas latinas "enemigas", ya sus miembros no son todos de origen latino. Ahora ya se reclutan de otras nacionalidades, como magrebíes y de países del Este de Europa, pero cada vez más de españoles.

Además, recurren a menores de edad. Dada su posición de inferioridad en la jerarquía, son inducidos por los miembros de mayor rango a abandonar a sus familias y a cometer delitos como medio de financiación y para alcanzar un mayor estatus en la banda.

También reclutan a chicas (casi siempre de nacionalidad española), a las que, incluso, agreden sexualmente.

Robos con violencia e intimidación a personas o establecimientos, reyertas, tráfico de drogas, asesinato en grado de tentativa, tenencia ilícita de armas... son algunos de los delitos que se les imputa a los detenidos en esta operación.

Un asesinato frustrado

La labor de inteligencia del Servicio de Información de la Guardia Civil en los últimos meses permitió descifrar la estructura de la banda en España y constatar que desde Barcelona se tomaban las decisiones.

Allí se asentó el "suprema", un hombre que ya contaba con antecedentes y que había estado en prisión condenado como autor intelectual de un asesinato.

Esta banda nació en Los Ángeles en los años 70. Sus miembros utilizan el color rojo, como símbolo de la sangre, en su indumentaria, aunque cuando van a cometer actos delictivos suelen recurrir al marrón

El "suprema" fue quien encargó al "bloque" de Madrid que ejecutara un asesinato en esta ciudad. Además de recriminarles que no tuvieran armas de fuego, el jefe les dio un plazo muy corto para que lo perpetraran.

Los agentes montaron un dispositivo para proteger al objetivo y lograron ubicar a los que iban a ser sus ejecutores, convencidos estos de que tenían que cometer el crimen porque de lo contrario, serían ellos las víctimas.

Finalmente, la Guardia Civil "abortó" el plan y detuvo a tres miembros del "set" madrileño.

Más de 20 bloques en España

No hay una cifra "oficial" de los miembros de la banda Blood en España, aunque podría hacerse de un cálculo aproximado. Podrían sumar 400 si cada uno de los más o menos 20 bloques reúne a una media de 20 integrantes. Pero solo son datos aproximados.

Esta banda nació en Los Ángeles, en California (EEUU), en los años 70. Sus miembros utilizan el color rojo, como símbolo de la sangre, en su indumentaria, aunque cuando van a cometer actos delictivos suelen recurrir al marrón, que para ellos representa la guerra, como señalan las fuentes consultadas.

Y visten ropa de la marca Calvin Klein solo por una razón "de peso" para ellos. Son las iniciales de su mayor enemigo, los Crips (la C) y de su objetivo, kill (la K): matarlos.

Noticias relacionadas

Aunque la Guardia Civil da por desarticulada la actual cúpula de los Blood en España, la investigación permanece abierta y no se descartan más detenciones.

En la operación Laya han participado, además del Servicio de Información, agentes de los GAR (Grupo de Acción Rápida), de los ARS (Agrupación de Reserva y Seguridad) y de las comandancias de Madrid, Barcelona, Álava y Gipuzkoa.