Caso resuelto

Aclarado un homicidio cometido en 2004 en Castelldefels

El criminal, que murió en la cárcel en 2016, quiso vengarse de la víctima y provocó un accidente mortal

Una pareja de Mossos d’Esquadra, junto a un vehículo del cuerpo policial.

Una pareja de Mossos d’Esquadra, junto a un vehículo del cuerpo policial. / Mossos

3
Se lee en minutos
El Periódico

Agentes de los Mossos han resuelto un caso de homicidio que sucedió en 2004 en Castelldefels (Baix Llobregat, Barcelona). La Unidad central se hizo cargo de la investigación a requerimiento del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 5 de Gavà que reabrió el caso a petición de las dos hijas de la víctima.

Sobre las 9.30 horas del día 21 de septiembre de 2004 la víctima estacionó su vehículo, dejando las llaves puestas en contacto, en el arcén del paseo Marítim de Castelldefels para ir a un quiosco a comprar el periódico. En ese instante un individuo aprovechó la circunstancia para intentar llevarse el coche. Cuando la víctima se dio cuenta intentó impedirlo accediendo al vehículo por la puerta del acompañante, pero no pudo. Probó subiendo al capó delantero pero el individuo que conducía inició la marcha, el otro hombre cayó y el conductor emprendió la huida. La víctima murió por las heridas traumáticas que le provocó el impacto contra el suelo.

El coche, quemado

Al día siguiente, se tuvo conocimiento del incendio de un vehículo en la misma localidad de Castelldefels. Se trataba del mismo vehículo que le habían sustraído a la víctima. En ese momento las gestiones de investigación permitieron identificar y detener a la persona que había quemado el vehículo sustraído, utilizado en la escena de un crimen.

El detenido, un hombre de 51 años y nacionalidad uruguaya, declaró ser el autor del incendio del vehículo por encargo de un individuo al que no conocía, a cambio de droga. El detenido no fue reconocido como el autor del homicidio, y finalmente, solo fue juzgado y condenado por los daños al vehículo.

Motivos laborales

La familia de la víctima aportó una hipótesis que apuntaba a un posible ajuste por motivos laborales como móvil del crimen. Con esta nueva información, el juzgado encomendó la reapertura de la investigación a la Unidad Central de Homicidios de los Mossos. La investigación se centró inicialmente en esta primera hipótesis, pero los avances en el esclarecimiento de los hechos descartaron esta teoría.

Ante esta realidad, la investigación tomó una nueva línea centrada en la figura y en el entorno del autor que quemó el vehículo. La revisión y análisis de todo el expediente archivado permitió perfilar la fisonomía de una persona de la que se pudo acreditar la existencia de una relación estrecha entre los dos. También las testificales de las personas que fueron testigos de los hechos, sumados a los nuevos indicios, ayudaron a concluir que esta persona era el autor del homicidio.

El autor falleció en la cárcel

El homicida identificado por los investigadores, un hombre español de 42 años y nacionalidad española, murió en octubre de 2016 mientras estaba ingresado en el centro penitenciario de Brians 2.

Noticias relacionadas

El pasado día 13 de septiembre los investigadores se reencontraron con el acusado de haber quemado el vehículo, quien esclareció que su amigo le confesó que había sido él quien sustrajo el vehículo a una persona en el paseo Marítim de Castelldefels y que provocó la muerte del propietario, aunque su intención no era matarlo. Añadió que la relación de amistad entre ambos se inició tiempo después de que se produjera la muerte. Circunstancia que ya estaba acreditada por los investigadores, y que le sitúan fuera de cualquier figura vinculada directamente con la responsabilidad del homicidio.

Las diligencias se tramitaron al Juzgado titular de la investigación, que ha dado por resuelto el caso y quedará archivado definitivamente ante la extinción de la responsabilidad penal por la muerte del presunto autor.