Caso abierto

Los Mossos investigan si la mujer de Sant Andreu mutiló los genitales a su jefe en defensa propia

  • La mujer, arrestada por un delito de lesiones, explica que el hombre pretendía violarla como había hecho antes en "diferentes ocasiones"

El bar de Sant Andreu de la Barca en el que una mujer ha cortado el pene a su jefe. / ÀNGEL GARCÍA / VÍDEO: EFE

3
Se lee en minutos
Guillem Sánchez
Guillem Sánchez

Redactor

Especialista en Sucesos, tribunales, asuntos policiales y de cuerpos de emergencias

Escribe desde Barcelona

ver +

“La investigación se centra en averiguar qué ha ocurrido dentro del bar”, explica el inspector Óscar Carreras, jefe de la comisaría de Martorell de los Mossos d’Esquadra, donde sigue detenida una mujer de unos 35 años por cortar el pene al dueño del establecimiento en el que trabajaba de camarera. No será fácil descubrirlo pero no queda ninguna duda de que, como ocurre habitualmente, en el contexto estará la clave del caso. 

El bar Sibarita está ubicado en la calle de Josep Pla de Sant Andreu de la Barca (Baix Llobregat). Fue adquirido por el hombre herido por la mujer hace menos de un año. No es el único establecimiento que regenta. Tiene por los menos otro en la misma localidad y un tercero en Barcelona. La mujer arrestada por un delito de lesiones era camarera del Sibarita. Anoche, a las dos de la madrugada, con el bar cerrado, camarera y dueño seguían dentro del local.

Òscar Carreras, jefe de la comisaría de los Mossos en Martorell, explica la agresión en la que una mujer ha cortado el pene a su jefe en Sant Andreu de la Barca. / ACN / ÀLEX RECOLONS / VÍDEO: EFE

Carreras detalla que primero salió el dueño del local y acudió a la comisaría local de Sant Andreu a pedir auxilio. Estaba herido en los genitales y los municipales avisaron al Sistema d’Emergències Mèdiques (SEM), que lo trasladó en ambulancia al Hospital de Bellvitge. Este martes ha sido intervenido quirúrgicamente de urgencia y se desconoce si eso bastará para recuperar la funcionalidad del miembro cercenado. 

A los pocos minutos, se presentó la mujer y confesó los hechos. Pero añadió algo que puede acabar dando un vuelvo al caso: se trató de una acción de defensa propia, había atacado a su jefe, agarrando uno de los cuchillos que tenía a su alcance, para repeler un intento de violación. Según fuentes policiales, la mujer declaró que aquella no era la primera vez que el dueño del bar la agredía sexualmente. El inspector Carreras ha subrayado que la investigación se encuentra todavía en una fase muy inicial y que van a comprobar si la mujer dice la verdad. Lo de averiguar qué ocurría en aquel bar no atañe únicamente al ataque con el cuchillo sino a sus antecedentes. Al hombre, cuando despierte de la operación, se le notificará que está bajo custodia policial y que debe prestar declaración. Está denunciado por varios delitos contra la libertad sexual de la mujer.

Bangladesh

Tanto el dueño como la camarera son originarios de Bangladesh. Según fuentes consultadas por este diario, él tiene una pareja estable en su país y ella, también. La mujer, además, tiene una hija en el país asiático. Cuestionado acerca de la situación contractual y legal de la mujer, el inspector Carreras solo ha respondido que todavía la desconocen pero que es algo que también revisarán. Interesa saber si la camarera estaba siendo explotada laboralmente o no, una condición que agravaría una hipotética situación de vulnerabilidad.

Un vecino que merodeaba por los aledaños del Sibarita se ha acercado finalmente a los periodistas que esperaban junto a la persiana bajada del bar para revelar que la mujer había estado embarazada "del dueño" pero la gestación se había interrumpido a las veinte semanas. Ha añadido asimismo desde entonces a ella la veía muy triste detrás de la barra. A los Mossos, horas después del episodio, no les consta todavía nada relacionado con un supuesto embarazo. Tampoco que existiera entre ambos una relación que no fuera únicamente laboral.

Noticias relacionadas

Lorena Bobbit

Lo sucedido en Sant Andreu de la Barca remite enseguida a la americana Lorena Bobbit, la mujer que en 1993 amputó el pene a su marido mientras este dormía. La cirugía pudo coserlo. La noticia se convirtió en un fenómeno mundial. Cuando la polvareda mediática reposó, lo que apareció fue un duro caso de malos tratos y una mujer, Lorena Bobbit, tan acorralada que no supo encontrar otra forma de escapar de la violencia sexual de su marido que asiendo un cuchillo. La investigación de los Mossos, de momento, se centra en el delito de lesiones de la camarera, hasta que el dueño del Sibarita esté en condiciones de declarar.