Semanas sin rastro

Hallado el cadáver del montañero zaragozano desaparecido hace un mes en Sallent

  • Especialistas de la gendarmería francesa localizan el cuerpo sin vida de Miguel Villarroya, de 68 años, en la parte francesa del pic d'Arriel

Imagen del Pic d’Arriel, situado en Francia.

Imagen del Pic d’Arriel, situado en Francia.

2
Se lee en minutos
El Periódico

La Gendarmería francesa ha hallado el cadáver del montañero zaragozano que había desaparecido por la zona del Sallent de Gállego, en el pirineo oscense, el pasado 23 de marzo. El cuerpo de la víctima ha sido encontrado, ya sin vida, por los gendarmes en la parte francesa del pic d'Arriel, según ha informado la Guardia Civil de Huesca.

Miguel Villaroya, de 68 años, fue trasladado hasta el Hospital de Pau, en Francia, para llevar a cabo la pertinente identificación, tras la que se ha dado a conocer que el cadáver localizado se correspondía con el montañero originario de Casetas (Zaragoza). 

Aficionado al montañismo

Villarroya, que era un gran aficionado al montañismo y con frecuencia solía practicarlo en solitario, llevaba desaparecido desde el día 23, cuando le comunicó a una de sus hermanas que se iba a pasar unos días al monte a Sallent de Gállego (Huesca). El 29 de ese mismo mes, la familia del hombre presentaba una denuncia en el puesto de la Guardia Civil de Casetas tras no tener noticias de él desde hacía casi una semana.

Tras la denuncia, se puso en marcha un operativo de búsqueda para intentar concretar el lugar en el que podría encontrarse Villarroya. Tras localizar su furgoneta estacionada junto al embalse de la Sarra, comenzaron los rastreos por tierra y aire por la zona.

La única pista con la que los agentes contaban era con un tíquet de compra de unos crampones el día anterior de su partida. Esto les hizo pensar que el hombre se dirigía a algún lugar donde hubiera nieve, lo que les permitió acotar el terreno de las batidas.

Búsqueda conjunta

Noticias relacionadas

Durante la pesquisa intervinieron tanto la Guardia Civil de los Equipo de Rescate e Intervención de Montaña (EREIM), con apoyo de la Unidad Aérea de la Zona de Aragón, la Policía Judicial de Jaca y el puesto de Seguridad Ciudadana de varios municipios adyacentes, como la Gendarmería Nacional Francesa, que fue quien finalmente halló el cuerpo mientras realizaba labores de búsqueda por si el montañero había cruzado la frontera.

Tras encontrar el cadáver de Villarroya, todavía quedan dos recientes desapariciones de montaña en el Pirineo por resolver. La inglesa Esther Dingley, cuyo rastro se perdió en noviembre en el pico Salvaguarda, en el valle de Benasque; y el aragonés Andrés Funes, un abogado vecino de Huesca, del que se pierde su pista en diciembre en el Pirineo francés.